diumenge, 11 d’agost de 2013

Mala leche

Esta va a ser una nueva sección del blog. Bueno, más que nueva, la única, porque no tengo otra. Me gustaría redactar una entrada semanal sobre alguna frase hecha o modismo, ya que el refranero popular da para mucho.



Empiezo con una de mis fórmulas fijas favoritas: tener mala leche. Suele utilizarse como sinónimo de mal carácter o de mal genio, algo que me caracteriza. Las malas lenguas dicen que me viene de mi madre, es probable, nunca he visto a mi padre verdaderamente enfadado. Las mujeres de mi familia somos de pronto rápido y de olvido veloz, pero que no te pille en medio, porque siempre hay algún herido (emocional, se entiende, físicamente ni se nos pasa por la cabeza).




He estado investigando un poco (o sea, santo Google). Esta expresión viene de la creencia de que la leche con la que te amamantaban influía en tu futuro carácter (pues a mí biberón y pim pam). En resumen, que todo es culpa de tu madre, porque te amamantó con leche en mal estado y encima has heredado su simpatía innata (o sea, que no hay quien te soporte y no puedes evitarlo, era tu sino).

14 comentaris:

  1. Mi personalidad es una mezcla y la mala leche no me sale a menos que me toquen muy mucho las narices. Tengo mucha paciencia, demasiada incluso, pero eso sí: cuando se me acaba ruedan cabezas.
    Creo que ese punto lo heredé de mi madre... :P

    Bss

    ResponElimina
  2. pues mi personalidad es rarisima, jaja

    ResponElimina
  3. Hay una creencia comúnmente extendida de que el origen es otro. Lo siento, no lo puedo desvelar que estoy en horario infantil.....
    ;-)

    ResponElimina
  4. Jejejej, pues entonces, tengo un carácter raro, porque si le añades al pronto, la mezcla francesa... Mala leche no, carácter. A secas.

    ResponElimina
  5. jajaja Pues entonces mi mala leche también viene de la de fórmula!! Eso sí, la de mis hijas es mi culpa, culpita, como dice la canción ;)
    BESOS!

    ResponElimina
  6. La madre...¡No hay otra persona más cercana para echarle las culpas! No nos engañemos, la íra, la liberada claro, no la contenida, produce placer cerebral y además nos sitúa en nuestras relaciones en un extremo enrocado, que nos evita participar en la solución conjunta de los problemas, por ello fuerza al sujeto acusado de provocarla, a un acercamiento o a una rúptura...En el mus:
    Ordago...No quiero...

    ResponElimina
  7. Ojalá hubiera mamado la mala leche. Admiro a mi madre hasta en su mala leche.

    ResponElimina
  8. Como dice Tracy otro ejemplo del patriarcado y el machismo, viva la buena leche de todas las madres! Un besito

    ResponElimina
  9. yo soy tranquilo la mayor parte del tiempo, pero de vez en cuando tengo un ramalazo a lo fernando fernán gómez...

    ResponElimina
  10. Pues si eso es cierto yo que también soy fruto del biberón debían de darme la leche condensada porque he salido de un ñoño que a veces no me aguanto ni yo... jajajaja
    Besos!

    ResponElimina
  11. Pues se ve que la leche de mi madre era de calidad excelente porque mira que es difícil ponerme a mí de mal humor... Jajaja. Besotes!!!

    ResponElimina
  12. Me gusta la nueva sección... ;)

    Yo también tengo mi carácter, y coincido en lo machistilla de la expresión...

    Besos!

    ResponElimina
  13. En Argentina se usa mucho esa expresión para expresar mala suerte: "Se rompieron mis zapatos nuevos, que mala leche", o bien para referirse a las malas intenciones: "Fulano es un mala leche" "lo hizo con mala leche".
    Pero supongo que la etimología es la misma.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...