dimarts, 13 d’agost de 2013

Miénteme, que te creo

El otro día me atrajo un artículo en el diario: "Los insultos en segunda lengua ofenden menos". Por supuesto y, curiosamente, cuando vas a otro país, lo primero que aprendes son las palabrotas, incluso mi profesor de francés lo propiciaba, aunque nunca entendí por qué (era raruno y tenía un sentido del humor ajeno al mío).


Una pupilometría, mide la reacción emocional mientras se miente.

Hay una cosa que se llama el sentimiento lingüístico, una identidad idiomática. En mi caso, sé que soy un caso claro de bilingüismo integrado, porque los insultos me sientan igual de mal en ambas lenguas que conviven en mi territorio. Ante la reflexión de Ortega y Gasset de los particularismos como proyección de los sentimientos de una comunidad, podría decirse que he alcanzado la normalización lingüística en materia de insultos.



Según el artículo, si cometes una fechoría o infracción, la mentira se hace más fácil en otra lengua que no es la tuya habitual. Tal vez por eso tengo un amigo que cuando miente lo hace en otra lengua que usamos ambos indistintamente, se cree que no lo sé, pero lo tengo calado. De todos modos, me parece más importante que los estudios afirmen que el bilingüismo puede ser beneficioso contra la demencia o el Alzheimer, dos enfermedades que desde pequeña me han preocupado, sobre todo por mi poca capacidad de concentración y de memoria.

9 comentaris:

  1. El bilingüismo es muy curioso a nivel cerebral, sí. Y ciertamente, las mentiras no sé, pero los insultos suenan menos ofensivos en otras lenguas, eso lo tengo comprobado jajaja BESOS!

    ResponElimina
  2. Por alguna extraña razón, a todo el mundo le encanta aprender insultos o palabras malsonantes en otras lenguas. Qué placeres más morbosillos tenemos...Y sí es cierto que dicen que ante el Alzheimer o los infartos cerebrales es más fácil la recuperación si manejas más de una lengua. Debe ser porque se tiene la parte del lenguaje más desarrollada. Un besote.

    ResponElimina
  3. yo ayer estaba en las escaleras de la playa colocando las cosas para emprender el camino de vuelta a casa. y mientras tanto, escuché a una chica extranjera (no sabría decir de donde era, quizá tenía acento eslavo pero no estoy seguro) soltando una perorata protestando por algo que le había pasado. y decía todas las palabras y expresiones soeces habidas y por haber en nuestro idioma. lo que tú dices, uno se queda como diciendo "jo, las palabrotas las aprenden rápido!".

    ResponElimina
  4. el bilingüismo es digno de estudio. POrque una cosa es saber hablar un idioma y otra es que te de exactamente igual hablar en una lengua que en otra.

    Yo cuido a unos niños que hablan perfectamente inglés, francés, flamenco, alemán y español. Leen, ven pelis y hablan en todas ellas... fflipante

    ResponElimina
  5. El bilinguismo es directamente una bendición, y envidio a todos aquellos que conviven perfecta e indistintamente con mas de una lengua

    ResponElimina
  6. Igual que lostequiero, también se sienten menos en segunda lengua.

    ResponElimina
  7. Lo siento.. hablo en tres y estoy como una chota, o el método no resulta un seguro o soy la excepción...

    ResponElimina
  8. Hola Ses muy interesante y cierto todo, acabo de llegar a tu blog y me encanta, de verdad, es genial y muy muy bonito, con tu permiso me quedo a seguirte para no perderme nada!
    Un beso
    RECELANDIA

    ResponElimina
  9. Cuando insulto en español me quedo super bien. Jajaja, cuando lo hago en francés, soy más cruel. Aunque suena más bonito.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...