dijous, 31 de gener de 2013

Hipotecada

Ha habido algunos cambios en mi vida. Al final, después de mi experiencia con el aluminista (resulta que se llama así), he decidido liarme la manta a la cabeza y comprar mi piso. Así, los arreglos que haga serán para mí, no para el propietario. Voy a estar en la cuerda floja durante mucho tiempo.


Ha sido una decisión difícil y costosa. He llegado a un acuerdo y haremos la transacción en octubre, porque necesito estos meses para encontrar la forma de hacerlo. Ya he hablado con el banco, me dan el 80% del importe del piso (cuando hace unos años daban el 140, así está todo el mundo). Ahora falta el 20 restante y, agarraos bien a la silla, el 12% más para gastos (notario, abogado, trámites...). A este paso, tendré que vender el pelo, mi sangre y esperma del roncador, que he leído en un periódico que es una práctica cada vez más habitual.


Me ha quedado claro que lo que se pretende es que el ciudadano de a pie no pueda comprar, si con lo que cuestan los trámites vivo yo cómodamente durante todo un año. La decisión está tomada, así que, durante los próximos 30 años, se acabó la buena vida: restaurantes, vacaciones, caprichos... la alegría.

8 comentaris:

  1. Bueno mujer, no lo vivas así. Piensa que los próximos 30 años estarás comprando tu casita, toda tuya.

    Besos y ánimo!!!

    ResponElimina
  2. jajajajjaa, lo de la hipoteca acojona mucho, pero dado lo caros q son los alquileres... al menos el piso será tuyo

    A por ello!!

    ResponElimina
  3. No..ya verás como no se te acabó todo. Las cosas cambian y a pesar de que el tema asusta, quien sabe si luego las cosas te irán mejor. Y de todos modos recuerda que se puede ser feliz con mucho menos de lo que tenemos actualmente

    Moaggssff

    ResponElimina
  4. durante los proximos 30 años seras feliz, porque jarrón que compres sera para tí! Mucho animo!

    ResponElimina
  5. Para facilitarlo, yo ofrecí como garantía un fleco de mi alma, pero no me lo aceptaron. Parece que se devalúa más rápido aún que el ladrillo.
    Un abrazo

    ResponElimina
  6. ánimo, mucha gente está así. hay que ver cómo juegan con las necesidades más básicas de la gente, entre las cuales está la de tener un techo...

    ResponElimina
  7. Yo creía que una hipoteca era un lugar de baile y diversión para hipopótamos.
    ¡Suerte!

    ResponElimina
  8. bienvenida a mi mundo. la casa e sun chorreo de dinero, es alucinante, cuando no la tienes te planteas q solo es la hipoteca y los gastos, tururu. cuando no te vienen gastos imprevistos, el IBI, se te van rompiendo cosas, averias, llenarla, luego te cambia el gusto de la decoracion y ya no te convence como la has puesto... y si, para mi se acabo la buena vida hace mucho. ahora me plantean unas vacaciones y visualizo ese dinero que me gastaria en forma de recibo de hipoteca, me llaman para cenar y veo el ticket del restaurante en forma de factura de la luz

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...