dissabte, 26 de gener de 2013

Molestemos un poco

Estoy leyendo el libro de Risto Mejide y tengo que decir que me ha decepcionado. Esperaba un texto mordaz e inteligente y me he encontrado con un montón de datos que me obligan, de vez en cuando, a hacer una lectura transversal y rápida.
¿Pretende justificarse? No me lo creo, si ya he comprado el libro, comparto su forma de hacer y opino que es un gran profesional. Una verdadera lástima. De todos modos, voy a probar su teoría de la molestia con la empresa de venta online Vente-Privee, que ahora mismo me está quitando el sueño.



Durante las navidades, esta conocida empresa hizo una de sus famosas ventas en las que revientan precios y se sacan de encima el stock sobrante. En estas ventas, el más rápido se lleva la prenda, puesto que el que no corre cliquea -menuda palabra acabo de inventarme, es que si existe clic, ¿por qué la RAE se empecina en no usarla como verbo?


Ya sé que no tiene nada que ver, pero es para molestar a Risto (él lo entenderá)

Pues eso, que me voy por las ramas. El día en que recibimos la compra, solo había una de las prendas que pedimos. Ninguna explicación, una notita o algo que indicara qué había pasado con el resto, ¿tal vez el cartero había metido mano en el paquete? Uy, eso ha sido disonante (te lo dedico, Risto, sigo el camino del sexo, pretendo escandalizar).



Como cualquier persona racional, me dirigí a atención al socio (tendría que llamarse cliente, porque a mí no me dan participaciones de la empresa por mucho que me llamen socio), pedí una explicación o aclaración de lo sucedido. A lo que contestaron que lo sentían pero que se les había roto el stock (como si a mí me importara, es su problema). Ah, bueno, me aguanto, me enfado, pero me devuelven el dinero y me resarcen, está claro. Pues resulta que ellos (bueno, no sé si es una persona o quién, mejor que diga empresa) no estaba de acuerdo ni lo tenía tan claro. 



Primero promete un bono de indemnización, que no dinero, con lo que para usarlo tendré que comprar, y que hay una devolución de la parte proporcional (no aclarando cuál es ni cómo quedan portes); luego, cuando pido que especifique, resulta que la empresa cambia de opinión y nada de bono y que ya lo harán, porque somos muchos los afectados. Me quedé con la boca abierta y que vaya y le rece a un santo, aunque yo creo que, si existen, no están para estas menudeces (ahí tienes la religión, Risto).



Harta de tanto carteo, pasé a la fase que se ha venido a llamar el camino de la violencia, unido al de la honestidad, porque cuando me cabreo nadie me gana a sincera. Usé mi primera baza: twitter. Me indignó leer cómo se jactaban de lo bien que trabajaban y de lo profesionales que eran cuando se reunía el equipo al completo. Así que les mandé un tweet cuestionando su buen trabajo e, incluso, llegué a decirles que en mi casa, a eso, lo llamábamos robo. La solución: ponte en contacto con el servicio al socio (toma ya, el bucle). Ahora el roncador está que se sube por las paredes y amenaza con llamar y atemorizarlos (que cuando se pone guerrero da mucho miedo). Entonces le he dicho, no te preocupes, que he visto en lo de Risto que podemos hacer un viral y seguro que nos hacen caso. A ver si es cierto, vamos a comprobarlo.



Este es mi experimento. Ahora, a compartirlo, que tengo ganas de guerra y sangre. Cuento con vosotros mis queridos y participativos seguidores y lectores.

12 comentaris:

  1. Nena dales caña, pero que "jeta" tienen...más que atención al socio parece que se rían en tu cara... ayyyy, no sé qu está pasando pero en pocos días no paro de leer quejas de determinadas webs de venta online...joerrrr lo que nos faltaba!!!
    Petons!!!!

    ResponElimina
  2. Hay si yo te contara mis experiencias con ORANGE...

    ResponElimina
  3. Son unas empresas impresentables, solo prometen y luego no cumplen, las peores son las telefonía, todos tenemos quejas. el otro día estuve leyendo las quejas en la oficina de devoluciones de esa tienda de aparatos que su publicidad es no soy tonto o algo así, es que no tengo ganas de buscarlo, pero era para llorar, o dejar caer una cerilla en la papelera. Suerte y que te lo solucionen. Un abrazo

    ResponElimina
  4. ms has dado fuerza!!! porque a mi los que me han robado y estafado han sido aristrocrazy jajajaa, igual hasta les dedico un post, jejej

    animo "socia"""

    ResponElimina
  5. Lo mejor es hacerlo rular por Facebook . Increíble de una empresa de tal envergadura

    ResponElimina
  6. Te he dejado (Domingo 8:30) un premio en mi blog, una copa de oro, ¡Debes seguir las instrucciones!, jaja. Puedes llevártelo a tu blog, si lo haces puedes dar las gracias a quien te lo ha dado, esta soy yo, luego tienes que contar siete cosas sobre ti y finalmente se lo das a quien tu quieras, y a cuantos blogs quieras, les avisas para que se enteren y sepan lo que vale un peine-premio. También puedes no hacer nada.
    El premio no incluye el abrazo, este va por mi cuenta

    ResponElimina
  7. Gracias a todos por vuestra colaboración.
    Besos y abrazos

    ResponElimina
  8. Que hay que hacer? que hay que hacer? estoy contigo!

    Moaggassfff

    ResponElimina
    Respostes
    1. Compartir, por el medio que sea. Cuánta más gente lo lea, más subirá en el buscador. A ver si así nos hacen caso.
      Gracias.

      Elimina
  9. Tras realizar un pedido a principios de octubre 2014 de un reloj Perrelet a Dic. 2014 aún no he recibido mi pedido. Tras varias reclamaciones por escrito y por teléfono lo único que me indican es que tenga paciencia y que iniciarán una investigación con la empresa de mensajería. El tiempo que me indican para realizar la investigación y darme una respuesta es de 30 días. Inicio mi investigación por mi cuenta llamando a la empresa de transporte, que en este caso era Correos, y en 5 min. me explican que Vente Privee NO le ha entregado la mercancía. Vente Privee me ha cobrado inmediatamente y no sé cuando me devolverán mi dinero, si es que me lo devuelven. Creo que parte de su negocio es quedarse con tu dinero varios meses a sabiendas que no te van enviar tu pedido.

    ResponElimina
  10. Tras realizar un pedido a principios de octubre 2014 de un reloj Perrelet a Dic. 2014 aún no he recibido mi pedido. Tras varias reclamaciones por escrito y por teléfono lo único que me indican es que tenga paciencia y que iniciarán una investigación con la empresa de mensajería. El tiempo que me indican para realizar la investigación y darme una respuesta es de 30 días. Inicio mi investigación por mi cuenta llamando a la empresa de transporte, que en este caso era Correos, y en 5 min. me explican que Vente Privee NO le ha entregado la mercancía. Vente Privee me ha cobrado inmediatamente y no sé cuando me devolverán mi dinero, si es que me lo devuelven. Creo que parte de su negocio es quedarse con tu dinero varios meses a sabiendas que no te van enviar tu pedido.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...