dimarts, 30 d’octubre de 2018

Fruta de temporada

Bien, ya ha empezado la temporada de los comedores compulsivos de mandarinas, que no respetan al prójimo sensible a los olores fuertes, aunque puestos a elegir, los prefiero a los que no se duchan, claro está; es más, esos podrían comer mandarinas, a kilos si quisieran. Que conste que no tengo nada en contra de las mandarinas, ni siquiera puedo decir que no me gusten, pero deberían venderlas con unas toallitas para bebés, de esas que quitan todas las manchas y olores posibles, porque mi pituitaria está claro que funciona mejor que la del resto de la humanidad.


Esto viene con gif instructivo: cómo cortar mandarinas.

Con decir que el otro día mi compañera de trabajo (no he dicho que sea buena compañera, por fortuna tengo dos más y me han salido majas, porque esta se las trae y me da para unas cuantas entradas) se quitó los zapatos, impunemente y sin pudor alguno, e incité a una de las buenas a comer mandarinas y me restregué por la nariz las pieles sobrantes de esa maldita fruta, qué alivio que sentí.

dilluns, 29 d’octubre de 2018

Una vida sin nata

La dieta va viento en popa a toda vela... llevo perdidos diez kilos y nadie, absolutamente nadie, lo ha notado. Mi madre, que es siempre tan buena mujer conmigo que no sé cómo me sorprende, le dijo a mi marido que lo veía más delgado, ¡¡¡a ÉL!!! Eso es amor de madre y lo demás es tontería. Ni siquiera en el trabajo, ni alumnos ni compañeros, tengo varias teorías: o me miran muy poco o son unos tremendos envidiosos; otra sería que tienen un problema generalizado en la vista y la próxima salida didáctica la haremos al oftalmólogo; y ya no se me ocurren más para que NADIE comente lo estupenda que estoy.


Lo cierto es que solamente he bajado una talla, uso prácticamente la misma ropa y se me nota poco, cosa que me molesta de un modo absurdo... suerte que la endocrina lo mide todo y me felicita a menudo, porque tengo la motivación por los suelos. Se ve que soy lo que en italia se llama: "una falsa magra" (magra significa delgada), de las que no se nos nota hasta que te quitas la ropa y dejas suelto al monstruo del culo enorme que se quedó pegado a mí, y que he conseguido erradicar a base de no comer azúcar (por todos es conocida mi adicción) ni la nata de la desnatada.

diumenge, 28 d’octubre de 2018

Que se mueran los feos

Cada vez que oigo "dicen que la verdad es el olvido" pienso en cuando se encienden las luces en la discoteca y te arrepientes mucho, muchísimo, de lo que tienes al lado, si es que se te olvida no solo el nombre, te faltan piernas para salir corriendo. Qué tendrá la oscuridad de la discoteca, igual es que le ponen esa luz azulácea que meten en las pescaderías para que la comida te parezca más fresca y apetecible. 



Algo de eso hay seguro, a mí me brillan los dientes y las piernas, así que algo de luz ultravioleta habrá en el tema: oye, que igual pone morena o algo, lo que está claro es que distingue los billetes falsos, pero no los rollos de discoteca feos. Digo yo, además de abrir las luces para indicar que se acaba la fiesta, también podrían poner esa canción tan bonita que alguien les dedicó: Que se mueran los feos.

dissabte, 27 d’octubre de 2018

La hora de la marmota

Esta noche, a las 3 volverán a ser las 2 de la madrugada: ¿hay algo más esquizofrénico que un cambio de hora? Hey, que hay gente a la que la encierran en un manicomio por decir que viaja en el tiempo, y nosotros lo hacemos dos veces al año. Es como el día de la marmota, pero solamente con una hora. Me pregunto si los trenes que viajen esta noche, estacionarán durante una hora para ir en tiempo o, por el contrario, como RENFE ya tiene este punto impuntual, hacemos el reajuste de hora justamente para que por un día, por fin, lleguen a su destino a hora.


Os lo cuento porque yo ando tan desinformada que me he enterado esta mañana (sí, vivo en un mundo paralelo en el que todo es bonito y no hay cabida para las noticias), y como no tenía claro qué día se cambiaba, pues me he pasado como dos horas sin saber qué hora era, mirando todos los relojes que he encontrado, con la esperanza de haber dormido una hora más... y no era hoy. Esta noche prometo estar más atenta, sobre todo porque conociéndome ya me veo el lunes yendo a trabajar una hora antes, que no sería la primera vez.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...