dilluns, 20 d’agost de 2018

Cómo perder el tiempo

Tenía que hacer millones de cosas este fin de semana, incluso me había hecho una lista, para aprovechar bien el tiempo, y me lo he pasado todo viviendo la vida loca, asegurándome que el sofá no perdía la forma de mi culo, me he tragado todo lo que echaban por la tele (que no era para echar cohetes) y pasando de todo. Ahora me va a tocar ponerme las pilas, y aquí estoy, ordenando las fotos de mi boda, porque parece ser que yo acuñé el verbo procrastinar.


Eso sí, en el fondo he trabajado un montón, porque con el cuento de hacer cualquier cosa antes de lo que tengo en la lista, he hecho muchísimas cosas inútiles. He pensado que igual es un tema de motivación, y cada vez que tache algo de la lista me voy a dar un homenaje, a ver si en forma de soborno me animo.

diumenge, 19 d’agost de 2018

Avance temporada

No es que esté cogiendo algo de peso, es que estoy acumulando para prepararme para ivernar. Ya sé que he empezado un poco pronto, pero es que me ha despistado la campaña de la vuelta al cole. Pobres niños, todavía les queda cerca de un mes y ya los están estresando. Lo peor fue un anuncio de la vuelta al cole que vi a inicios de julio, si es que no los dejan descansar ni desconectar. A este paso, vamos a pasar directamente a la campaña de Navidad, porque total, ¿qué faltan?¿Cuatro meses? Eso no es nada. Ya no sé si ponerme la chaquetilla de punto o rezarle a la virgencita para que alargue el mes de agosto, como favorcillo personal, aunque seguro que a más de uno ya le gustaría.


Y luego está el avance de temporada, en el que conviven en los escaparates bañadores y anoraks. Con deciros que ayer en el diccionario de la Real Academia la palabra del día era rebeca... andamos todos despistadillos con la época del año.

dissabte, 18 d’agost de 2018

Rico, rico, riquísimo

Hemos vuelto de nuestras mini vacaciones, bueno, llamémoslas así porque hemos ido a la montaña, todo era bonito y más fresquito; pero en realidad hemos ido a visitar a mi madre, así que no ha sido muy relajado, porque mi madre podría haber sido un coronel de la armada, con ese carácter rígido y autoritario que la caracteriza. Disciplina que no aplica en la cocina, en la que para ella un buen plato equivale a una ración para un regimiento, solo os digo que en 5 días hemos subido 2 kilos de peso. Eso sí, no hemos subido más porque íbamos a toque de silbato y a paso ligero todo el día.


Su concepto de comida sana consiste en: He cocinado una crema de verduritas... a lo que al segundo bocado te sabe extraño y añade... es que le he puesto una morcilla a la crema. Me sabía a dioses, está claro. Y lo mismo con cada plato. ¡Que hace bacalao y lo cocina con miel y piñones! Todo está rico, rico, riquísimo... y va directo al culo.

dimecres, 15 d’agost de 2018

Aquí huele a trópico

Soy muy aprensiva a los olores, así que el verano es terrible para mis papilas olfativas, todo se vuelve más intenso, más perceptible... y la gente parece que lo desconoce. Y no solo me refiero a los malos olores, también a los aromas fuertes, que existen cremas solares inodoras, que son igual, si no mejores, que las que te dejan desmayadas con ese perfume a tropical tan impropio de estos lares.



Por no hablar del champú: no tienes el pelo más limpio por oler a coco y a mango, pero igual sí que cuando pasas por mi lado me dejas mareadísima. ¿No os ha pasado nunca que usáis un nuevo producto y al cabo de las horas acabas pensando en cortarte el pelo por dejar de sentir ese tufo? Me pasa lo mismo con los ambientadores, que tapar un olor con otro no significa que el primero deje de oler, todo lo contrario, pasa que igual si tienes un problema con tu pituitaria no hueles ni uno ni otro.

dimarts, 14 d’agost de 2018

El remedio de la abuela

Lo he titulado así, el remedio de la abuela, pero en realidad lo aprendí del maravilloso mundo bloguero (no me preguntéis dónde, porque no me acuerdo, creo que fueron varios blogs). Ya sabéis que tengo una guerra incesante con el tema hormigas, aunque se fueron de vacaciones en invierno, volvieron con energías renovadas y muy guerreras. Lo he probado casi todo, incluso echarles Coca Cola, que dicen que lo mata todo y que lo dulce las atrae, pues no, montaron una rave y le añadieron Vodka al tema, porque ni se inmutaron.



Y ahora, entre lágrimas de felicidad, os cuento que he hallado la solución, bueno, es más una barrera, pero por el momento ya me vale: canela. Así de fácil, les pongo canela en polvo en los lugares y agujeros en los que suelen montar sus fiestones y reuniones clandestinas (no es broma, se reúnen en coro) y ¡funciona! Se ve que el olor las desorienta (me lo invento, porque no tengo ni flowers) y bloquea esos caminos, porque son de ideas fijas y si les pones una barrera en el camino no saben sortearla. Eso sí, a la que quito la canela ahí se monta la de cristo. De momento, hasta ahí os puedo contar, las tengo dominadas y todo huele a canela, ahora a ver si consigo erradicarlas, pero me da a mí que son más listas que yo.

dilluns, 13 d’agost de 2018

Jack y las judías mágicas

Hace unos 3 meses me regalaron una planta, me dijeron que la planta del pimiento picante, lo que en mi casa viene a llamarse "bicho", que pica mogollón y lloras cuando lo comes. A priori pensé que bueno, si me lo regalan, pues planta bienvenida, porque no le hago feos a ningún detalle. Hoy en día esa planta ha crecido y debe de hacer medio metro de alto, está sanísima y no parece que vaya a dejar de crecer. 


Como fue un regalo, yo no tengo muy claro qué va a salir de ahí, no pondré en duda la fuente, pero como siga creciendo así, a este paso ya me veo como Jack y sus judías mágicas, subiendo por la planta hasta llegar a la casa del gigante para robarle sus riquezas. Y el caso es que no me importaría, aunque mejor no tentar la suerte, que igual la historia se me pone de culo y el gigante se me acopla cual okupa en mi casa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...