dimecres, 30 de juny de 2021

Descendencia

 Ya ha pasado, padre me ha dicho claramente que quiere descencencia. Y claro, le importan muy poco mi edad o el método que vaya a seguir para conseguirlo, quiere un niño (que no niña) con su apellido, para perpetuar la especie. Tenía mis sospechas, pero es que este hombre no tiene límites, que ha hablado con el roncador para ultimar los detalles. 

Cuando te llama tu ex reflexionando sobre si debe o no debe darte su esperma es cuando te das cuenta de que te casaste con la viva imagen de tu padre, y del poder de convencer que tiene este último sobre los demás, que si lo sé lo pongo a vender enciclopedias, que es capaz. Suerte que no maneja Internet, de lo contrario me hace un perfil en Tinder y me organiza citas a lo loco. 

dissabte, 19 de juny de 2021

Pasado el temporal

He estado bastante desaparecida, por pereza un poco; pero también porque operaron a mi madre, ya os conté (nada grave, aunque pareció que era de vida o muerte), os lo podéis imaginar: mi padre con taquicardias y al borde de la muerte, mi madre despotricando y dando órdenes por doquier. La primera semana estuvo hospitalizada y solamente dejaban entrar a uno, así que decidimos que fuera mi padre, porque según sus palabras no podía vivir sin su mujer (nos enterneció, el jodido). Al segundo día se le olvidó que tenía que visitarla y el cuarto se quedó dormido y tampoco fue, el quinto fue y se quedó frito durante toda la hora de visita (creo que todo el mundo pudo escuchar los gritos de mi madre, menos él, claro).

Una vez superado el tema hospitalario, vino la odisea. Mi hermana cogió las riendas de la situación, cosa que nos sorprenció a todos porque en estas ocasiones es una gran prestidigitadora y desaparece. Me relajé, que venía el fin de curso y tenía bastante curro... entonces pasó, mi hermana cayó enferma, no sé si por cansancio, porque no podía más con ellos, porque tiene mucho morro y no encontró otra excusa... el caso es que de repente me vi limpiando el piso de mis padres, haciéndoles la comida, curando la herida, aseando a mi madre... aunque se dio cuenta de algo, cuando me operaron nadie vino a verme ni a hacerme nada, así que madre se está poniendo las pilas, que se había puesto en modo dominatrix y todo. Un día llegó a decirme que había encontrado un pelo de mi padre en el suelo, le contesté que, como es más bajita y llega antes al suelo, lo recogiera ella. Suerte que está medio enamorada del osteópata y eso me la tiene más relajada (y que la toca bien, eso también).

dimarts, 15 de juny de 2021

Esas pequeñas cosas

Hoy el padre de una de mis alumnas me ha regalado una tomatera, y resulta que son unos tomates que no se encuentran en España, así que si quiero hacer un cambio de vida puedo iniciar mi propia plantación de tomates y venderlos en el mercado negro, es un 2x1. Es una familia que lo está pasando realmente mal económicamente, así que para mí ha sido un regalo maravilloso. Y me ha dicho: así como has hecho crecer a mi hija, harás que te salgan unos buenos tomates. Le he contestado que ya estaba dándome trabajo, entre risas, porque me conoce muy bien.

Me ha recordado a cuando vivía en Andorra, que a menudo me encontraba en mi puerta con huevos y productos de la huerta, sin ninguna nota del origen; una compañera hacía la broma de que cualquier día me envenenarían, que era demasiado confiada, y aquí sigo.

dimecres, 2 de juny de 2021

Los muy cafeteros

Por fin, y lo digo con emoción contenida, me pusieron el cortado como a mí me gusta, porque mucho cachondeo con lo de que pedimos mucho a los camareros y a ver cómo lo hacemos en casa, pero es que yo en casa me lo hago a mi gusto. Sentí tal clamor dentro de mí al ver el resultado, que estuve un buen rato haciendo genoflexiones ante esa espléndida camarera que, por otro lado, se sintió muy sorprendida ante tal despliegue de agradecimientos.

Solamente os voy a decir una cosa: he montado un altar con su nombre y voy a orarle tres veces por semana (si no me manda a la policía con una orden de alejamiento), porque si ha conseguido ese gran logro, imaginaos lo que será capaz de hacer semejante espécimen (y porque son los días que me viene bien ir, también había que añadirlo).

diumenge, 30 de maig de 2021

Sr Wonderful

Me he dado cuenta de que os dejé a medias con la historia del radiólogo, aunque no fue mucho más allá. Después de varias semanas hablando por WhatsApp lo bauticé como el Sr. Wonderful, porque era como estar leyendo constantemente esos mensajitos positivos que te encuentras en una taza de café, vacíos de contenido y sin sentido, aplicables a cualquier situación y a ninguna. Además, ya sabéis que mi interés por conocer a alguien del sexo opuesto, por lo de encontrar pareja, viene a ser escaso o nulo, así que fui cortando los intercambios insustanciales, hasta desaparecer. Ya sé que no es lo que os esperabais, que os van la marcha y los culebrones.

También os diré que el roncador fue un día, por sus cosas varias, a hacerse una radiografía y le dio el visto bueno, y eso a mí me da que fue el detonante. El beneplácito del ex marido no sé si es muy afrodisíaco, la verdad.


dijous, 27 de maig de 2021

La reivindicación del mes

Hay cosas que deberían llevarse a Cuarto milenio, y no tanta chorrada de OVNIS  o fantasmas (por cierto, ¿todavía lo echan?). ¿Por qué las cuberterías nunca llevan cuchillos que corten? La única solución es agenciarse un pack de cuchillos jamoneros que no pegan ni de coña con el diseño del resto. Y ya no hablemos de los tenedorcillos, porque a mí me gusta tomame el postre con cubierto, y a veces necesito un tenedor, pero no uno cualquiera, uno a escala, por favor.

Total, que tengo cada cubierto de su padre y de su madre, y si a eso le sumamos que, cuando me enamoro de un cubierto en algun establecimiento, misteriosamente, al día siguiente está en mi cajón y bien lavado, pues la cosa se complica. Mira, hay quien se trae un souvenir tipo postal o imán de nevera, a mí me da por las cucharillas. Así pues, hoy vengo a reivindicar cuchillos que corten.

dilluns, 24 de maig de 2021

La ELEGIDA

Tienen que operar a mi madre, nada grave, la rodilla, pero estamos todos en estado de alerta constante, como si se acercara una terrible amenaza y tuviéramos que prepararnos. Eso va desde atesorar toda la comida posible, a una variedad nada envidiable de camisones, pasando por las zapatillas más adecuadas, la maleta, o los productos capilares. En total van a ser unos 4 días y habíamos acordado (y no me sorprendió) que yo me quedaría a dormir en el hospital cada noche. Pues eso, evidentemente, por cuestiones de Covid, eso no va a ser posible, las normas del hospital dictan que no solo no podremos pernoctar familiares, también que solamente puede entrar uno, y ese va a ser el familiar para todos los días y menesteres.

Hablando con mi padre, nuestro razonamiento inicial fue que yo fuera la familiar acompañante elegida. Eso duró una hora, después de la cual me llamó mi madre casi llorando porque tenía que ser mi padre, a lo que yo argüí que si era por amor lo entendía, pero que ni se va a enterar de lo que le digan los médicos, ni la va a tranquilizar, ya que es un hipocondríaco y me parecía que, a sus 81 años, mejor que tampoco lo expusiéramos a ir al hospital. Nuevo acuerdo, vuelvo a ser yo la elegida (como si me fueran a regalar un jamón). Pasa otra hora y me llama mi padre, le va a dar un ataque al corazón y tiene palpitaciones, cree que tengo que ser yo la que entre... No sé si es que no hablan o es que tienen un problema grave de comunicación. Así llevo 4 días y a la que van a tener que ingresar es a mí, que me tienen medio loca. En cualquier momento espero una llamada de mi madre diciendo que, en un momento de enajenación, ha asesinado a mi padre (a la inversa no, que mi padre se estresa y desiste, me lo conozco, demasiado trabajo esto de asesinar); aunque en realidad, si eso sucediera, creo que llamarían a mi hermana, que para ir a cuidarlos (viviendo a dos calles de ellos) no es buena, pero para encubrir un crimen sí que sería la ELEGIDA.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...