dijous, 22 de novembre de 2018

Quedadas cuarentonas

Me han invitado a una fiesta de pijamas, sí, como lo oís. Los 40 (y algunos más) son los nuevos 8, ya no se queda para ir a echar unas cervecitas, ahora tenemos plan con unos gin-tonic y la bata manta.

dissabte, 17 de novembre de 2018

Animales nocturnos

Soy muy fan de los gatos, ya lo sabéis, pero el otro día abrí la puerta de la terraza: una zapatilla estaba en la otra punta del patio y le faltaba un cordón; todas mis plantas han menguado de tamaño, hasta el punto de que apenas queda rastro de mi planta de fresas. En un primer momento pregunté si había alguien conmigo, muy paranoico todo, pero me di cuenta de que unos vándalos hubieran dejado su firma en forma de graffitti, porque son muy artísticos. 



Descarté una rata porque todo estaba muy pulcro y no había defecaciones, tenía más pinta de animal que después de tamaño festín lo deja todo ordenado, como si no fuera con él, y se lleva de recuerdo un cordón, para rememorar la juerga; o sea, un GATO. Todavía no sé cuál ha sido, pero cuando lo pille le voy a robar el cordón y se va a enterar... aunque supongo que después de comerse parte del limonero estará con diarrea crónica y ya es bastante castigo.

diumenge, 11 de novembre de 2018

Ñam ñam

Esta semana Apolonia, mi endocrina, me ha echado bronca por perder peso con demasiada diligencia, dice que no soporta a la gente que seguimos las dietas al pie de la letra... 


Sé que lo dice porque tengo que ser menos estricta y porque debo de ser la única que le hace caso y, en lugar de alegrarse, es más fácil echarme la culpa a mí. Total, que me ha dicho que este fin de semana me dé a la bebida y coma a destajo, en plan pizza y todo lo que se me pueda ocurrir: me acabo de comer un cuadradito de chocolate negro, y ese ha sido todo mi desfase. Necesito ideas de algo a lo que no me pueda resistir, que me haga salivar tal cual perro de Pavlov, me he quedado en blanco: ¡es que ni ser gorda se me da bien!

dimecres, 7 de novembre de 2018

Hay olores que matan

Esta semana me he visto oblidada a confiscar un desodorante AXE en una de mis clases, pensaba que ya los tenía adoctrinados (acto que hago a conciencia) y conocían mi problema con esa marca, no solo porque todos sus anuncios son sexistas, también porque los perfumistas o encargados de torturar nuestras papilas olfativas (no sé cómo se llamará esa profesión) han creado el repelente de insectos y de mujeres perfectos, es un dos en uno que la mayoría de mis alumnos insisten en usar. 


Lo sorprendente es que luego me vienen entre sollozos y no entienden cómo no encuentran novia o les duran tan poco (sí, mis alumnos me tienen esa confianza, y mira que hago todo lo posible para que no sea así, y no me taladren con temas tan interesantes, ni de mi incumbencia): ¡si es que no pueden respirar porque te pones ese desodorante! Estoy convencida de que su sudor natural es menos tóxico.

diumenge, 4 de novembre de 2018

5 minutos de gloria

¡Cuidado! Dani Martin tiene rosácea... y lo cierto es que agradezco que los famosos den visibilidad a enfermedades de este tipo para que tal vez con ello en los hospitales haya dermatólogos de guardia en urgencias, porque es un poco patético que te digan que lo que tienes son picadas de mosquito, y hace que te cuestiones el buen hacer de nuestras universidades.


No voy a hablar de mi piel, porque eso es un caso aparte, pero es muy terrible pensar que la gente le dé tanta importancia a unas manchitas en la cara de un famoso, cuando los mundanos va a trabajar y llevan con mucha dignidad cosas mucho peores, desde simples rosáceas a psoriasis. Solo puedo recordar de mi periplo por los hospitales que me hicieron múltiples fotografías, sin diagnósticos fiable, y que ahora deben de estar publicados en la red mis preciosos eritemas, angiodemas y todos los demas que circulan por mi piel y que no me impiden tener una vida normal, a pesar de que a las farmacéuticas parecía que era lo que más les preocupaba, cómo me sentía socialmente y cómo me afectaba en las relaciones sexuales (porque sr Dani Martin, ahí, en sus zonas íntimas, también puede tener problemas de piel). Aquí van mis cinco minutos de gloria y famoseo reivindicativos.

dijous, 1 de novembre de 2018

Drogas no, gracias

Esta semana me han dado (perdón, recetado, que no se confunda nadie) opiáceos y no es lo que esperaba, está claro que están sobrevalorados o que tienen un publicista buenísimo, porque aquí estoy y sigo, con ese constante dolor que si yo no fuera tan buena chica ya me hubiera llevado a matar y a cortar cabezas.


Que una tiene un aguante, pero a veces me desespera. El caso es que con todo lo que llevan recetándome creo que me voy a hacer una tortillita, ríete tú de comerte unas setitas, eso puede ser una de dos: o bien muero en el acto o bien me paso lo que queda de año celebrando la vida.

dimarts, 30 d’octubre de 2018

Fruta de temporada

Bien, ya ha empezado la temporada de los comedores compulsivos de mandarinas, que no respetan al prójimo sensible a los olores fuertes, aunque puestos a elegir, los prefiero a los que no se duchan, claro está; es más, esos podrían comer mandarinas, a kilos si quisieran. Que conste que no tengo nada en contra de las mandarinas, ni siquiera puedo decir que no me gusten, pero deberían venderlas con unas toallitas para bebés, de esas que quitan todas las manchas y olores posibles, porque mi pituitaria está claro que funciona mejor que la del resto de la humanidad.


Esto viene con gif instructivo: cómo cortar mandarinas.

Con decir que el otro día mi compañera de trabajo (no he dicho que sea buena compañera, por fortuna tengo dos más y me han salido majas, porque esta se las trae y me da para unas cuantas entradas) se quitó los zapatos, impunemente y sin pudor alguno, e incité a una de las buenas a comer mandarinas y me restregué por la nariz las pieles sobrantes de esa maldita fruta, qué alivio que sentí.

dilluns, 29 d’octubre de 2018

Una vida sin nata

La dieta va viento en popa a toda vela... llevo perdidos diez kilos y nadie, absolutamente nadie, lo ha notado. Mi madre, que es siempre tan buena mujer conmigo que no sé cómo me sorprende, le dijo a mi marido que lo veía más delgado, ¡¡¡a ÉL!!! Eso es amor de madre y lo demás es tontería. Ni siquiera en el trabajo, ni alumnos ni compañeros, tengo varias teorías: o me miran muy poco o son unos tremendos envidiosos; otra sería que tienen un problema generalizado en la vista y la próxima salida didáctica la haremos al oftalmólogo; y ya no se me ocurren más para que NADIE comente lo estupenda que estoy.


Lo cierto es que solamente he bajado una talla, uso prácticamente la misma ropa y se me nota poco, cosa que me molesta de un modo absurdo... suerte que la endocrina lo mide todo y me felicita a menudo, porque tengo la motivación por los suelos. Se ve que soy lo que en italia se llama: "una falsa magra" (magra significa delgada), de las que no se nos nota hasta que te quitas la ropa y dejas suelto al monstruo del culo enorme que se quedó pegado a mí, y que he conseguido erradicar a base de no comer azúcar (por todos es conocida mi adicción) ni la nata de la desnatada.

diumenge, 28 d’octubre de 2018

Que se mueran los feos

Cada vez que oigo "dicen que la verdad es el olvido" pienso en cuando se encienden las luces en la discoteca y te arrepientes mucho, muchísimo, de lo que tienes al lado, si es que se te olvida no solo el nombre, te faltan piernas para salir corriendo. Qué tendrá la oscuridad de la discoteca, igual es que le ponen esa luz azulácea que meten en las pescaderías para que la comida te parezca más fresca y apetecible. 



Algo de eso hay seguro, a mí me brillan los dientes y las piernas, así que algo de luz ultravioleta habrá en el tema: oye, que igual pone morena o algo, lo que está claro es que distingue los billetes falsos, pero no los rollos de discoteca feos. Digo yo, además de abrir las luces para indicar que se acaba la fiesta, también podrían poner esa canción tan bonita que alguien les dedicó: Que se mueran los feos.

dissabte, 27 d’octubre de 2018

La hora de la marmota

Esta noche, a las 3 volverán a ser las 2 de la madrugada: ¿hay algo más esquizofrénico que un cambio de hora? Hey, que hay gente a la que la encierran en un manicomio por decir que viaja en el tiempo, y nosotros lo hacemos dos veces al año. Es como el día de la marmota, pero solamente con una hora. Me pregunto si los trenes que viajen esta noche, estacionarán durante una hora para ir en tiempo o, por el contrario, como RENFE ya tiene este punto impuntual, hacemos el reajuste de hora justamente para que por un día, por fin, lleguen a su destino a hora.


Os lo cuento porque yo ando tan desinformada que me he enterado esta mañana (sí, vivo en un mundo paralelo en el que todo es bonito y no hay cabida para las noticias), y como no tenía claro qué día se cambiaba, pues me he pasado como dos horas sin saber qué hora era, mirando todos los relojes que he encontrado, con la esperanza de haber dormido una hora más... y no era hoy. Esta noche prometo estar más atenta, sobre todo porque conociéndome ya me veo el lunes yendo a trabajar una hora antes, que no sería la primera vez.


dissabte, 22 de setembre de 2018

Chupasangres, y no son mosquitos

Para los que cuando digo que tengo algo de gafe se ríen y creen que soy una exagerada, incluido mi querido marido, lo que tenía que ser un análisis de sangre sencillo se ha convertido en un mes de espera y tres pinchazos. O bien mi sangre tiene algo de especial o bien siempre me tocan a mí los más ineptos, y eso solo puede llamarse mala suerte.

A este sí que le hubiera dejado chuparme la sangre.

La primera vez, después de dos semanas, comprobé cómo no solo no tenía los resultados, resultó que se habían equivocado en anotar lo que tenían que pedir. La segunda vez la excusa fue que mi sangre estaba emulsionada (la verdad es que no supieron explicarme muy bien qué pasaba, pero si me dicen que está esferificada también me lo creo). Y ahora, a 5 días de la hora con el médico, espero que mis dos último tubos sean válidos y no se encuentren con tropiezos en el camino, porque al tipo que me saca la sangre ya le veo una especie de brillo sádico cada vez que le toca extraérmela.

dilluns, 17 de setembre de 2018

No todo lo que reluce...

Vivimos en un mundo en el que la belleza, el aspecto físico, lo es todo, y no solo del ser humano, incluso la comida que compramos: esas manzanas rojas, de forma perfecta, preciosas, apetecibles, que brillan de la cantidad de cera que les ponen..., y sin sabor a nada; si es que me recuerdan tanto a las de las malvada madrastra de Blancanieves que no puedo evitar pensar en la moraleja de los cuentos, y en la estupidez del ser humano.


El aspecto lo es todo, qué más da lo que haya en el interior si rezuma belleza y perfección. En un mundo de "likes", de filtros y de enfoques, a veces tengo la sensación de que poco importa ser buena persona, tener empatía, preocuparse por el prójimo, porque todo es de cara a la galería. Y cuando crees que ya lo has visto todo, me encuentro con la noticia de que le ponen ojos de plástico al pescado para que sea más atrayente.

divendres, 14 de setembre de 2018

Como tu hija, ¡NO!

En este mundo en el que vivimos hay cosas que no alcanzo a comprender, como es el caso de la moda. Nunca me ha preocupado demasiado lo que estaba en voga, así que todavía me sorprende cuando los alumnos me dicen que "estos pantalones que llevas son tendencia" o "somos muy fans de tus camisetas", más que nada porque algunas prendas tienen sus añitos y lo achaco a que en esta vida todo es cíclico y yo ya soy, no de otra década, de otro siglo. Por fortuna, mis genes maternos me dieron una carita de cría y una piel que por fuerza confunde a todo el mundo; y mi padre, que no es precisamente guapo, me dio un pelazo que envidian hombres, mujeres e incluso algunos animales.


Pero con lo que no comulgo y en eso sí que me pongo seria en cuanto a MODA es que las madres vistan con la misma ropa que sus hijas (algo que no he visto en padres, igual se da y no me he fijado, aunque no creo). Por varios motivos, aunque los principales son: falta de identidad, ya vivieron su adolescencia y no hace falta traumatizar a la niña, ya no tenéis edad y porque no es normal, que ponerte su ropa no significa volver a la juventud, a mis ojos es más bien ridículo. 

dimarts, 11 de setembre de 2018

Entrando en la vejez

Bueno, ha llegado ese momento que tanto temía: siempre me ha gustado lo que yo llamo ropa de vieja, o sea, los topos, las prendas floreadas e incluso los volantes. Solía decir que podía llevarla porque era joven, pero hoy he visto el reflejo de mi madre al mirarme, ¡y no me ha gustado nada! De todos modos, no estaré preocupada hasta que me dé por llevar dorados y lentejuelas, ahí ya puedo comprarme un taca taca, que me va a quedar poco para la jubilación.



Sin ir más lejos, la última es que me he comprado en el supermercado pastillas efervescentes para limpiar la dentadura. Bueno, en realidad es para la ortodoncia, solamente llevo una férula para dormir, pero la deja como los chorros de oro. ¿Qué será lo próximo? ¿Un sonotone?

dilluns, 10 de setembre de 2018

Aplausos

Hay algo que nunca entenderé del teatro, de los conciertos y, en general, de los espectáculos con público: los aplausos. A ver, a mí cuando algo me gusta mucho, aplaudo. Puede ser algo que me comentan, una disertación, incluso un espectáculo; pero lo que no espero es que cada vez que trabajo me aplaudan, y eso que me pongo delante de 30 niños y me monto un espectáculo que chapó, ríete tú de cualquier monologuista del club de la risa. 


En cambio, en un concierto de música clásica, por ejemplo, cuando aparecen en escena, hala, todos a aplaudir, menos yo, claro, porque no sé si me va a gustar o no, ni si van a despertar en mí esa necesidad de elogiarlos. Pongo un ejemplo: el barrendero de mi pueblo, el otro día, me dejó la calle como los chorros del oro, que no le aplaudí porque eran las 7 de la mañana, a pesar de que la cosa era para darle un olé. En resumen, hay que ser muy ególatra para esperar que cada vez que sales al escenario la gente responda con una ovación, que ya voy motivada y he comprado mi entrada... y a esta gente no le basta con el sueldo, también necesita el reconocimiento. Anda, que si me hubieran dejado elegir a mí quién vivía y quién no en un circo romano, no sé yo cómo hubiera ido la cosa. Ahí lo dejo.

diumenge, 9 de setembre de 2018

Asesinato express

Hoy me ha dado envidia un mosquito, he pensado: seguro que esa sangre era dulce. Con eso he decidido que o bien me estoy volviendo mucho más loca, o más me vale encontrar un vicio sano con el que sustituir al otro. Sé que suena muy chungo, con el tabaco lo hice, el sustituto fue el agua, que ya me diréis, así que con tal de que sea adicción, me funciona. He pensado en llevarme zanahorias baby al trabajo, y cuando me apetezca mogollón comer chocolate negro o echarme azúcar en el café, a morder zanahorias. 



Ya os contaré, porque he tenido un inicio de trabajo durillo, mucha carga de trabajo y compañera a día de hoy incompetente, o sea, muy mala combinación. Solamente os digo que estoy localizando dónde están los puntos muertos de las cámaras de vigilancia del centro donde trabajo porque me han dicho que las escaleras pueden ser muy resbaladizas, y las estanterías de libros pueden caer encima de alguien (demasiadas series de crímenes durante el verano).

divendres, 7 de setembre de 2018

Adicta al azúcar

Bueno, mis queridos lectores, esto funciona, ya llevo dos kilitos menos en mi haber y es un buen refuerzo positivo, al final me voy a creer a mi recién encumbrada endocrina como la más mejor del reino con lo de que me iba a ver recompensada, a pesar de soñar constantemente que soy una liebre que, en lugar de perseguir a una zanahoria como señuelo para hacerla correr más, persigue a una chocolatina cuadradita, pequeñita y de una pureza de chocolate negro que olfativamente me atre irremediablemente.


Lo sé estoy con el mono, pero es que ahora mismo sería capaz de correr detrás de un bomboncito o de un terrón de azúcar, y por primera vez en este blog no va con segundas, no me refiero a dos buenorros bien fornidos, soy adicta al azúcar... ¿vendría a llamarse azucaroinómana? Ay, no sé, pero yo hace unos días no hubiese corrido por nada del mundo, como mucho para que no se me escapara el cercanías, y no lo tengo muy claro. Además, que no sé correr, hago unos aspavientos rarísimos, lo mío es andar rápido, más estilo zombi con hambre.

dijous, 6 de setembre de 2018

Me dieron la copa

Seguramente, como con toda adicción, mi desenganche del azúcar va a llevarme a estar un poco monotemática con el tema, y os va a tocar aguantarme, prometo que no va a durar mucho. Como todavía hace buen tiempo, me llevo al roncador a pasear, vamos a buen ritmito y cuando llevamos casi una horita o nos apetece nos bañamos, más o menos ir y volver del pueblo de al lado, es lo que tiene vivir en un pueblo costero; porque la endocrina dijo que hasta que no caminas mínimo 20 minutos seguidos no contaba como ejercicio (vaya, que no quemas nada).



Al grano, que me disperso, voy a contaros la alegría que me dio ayer la pulsera cuenta pasos barra reloj (sí, pongo la barra con todas sus letras porque me mola más) que me regaló el roncador: estábamos ya de vuelta, yo apretando fuerte el power house que me enseñó la profe de pilates (viene a ser un poco como cuando quieres esconder la barriga y te pones en modo faja esconde todo lo que puedas) para tener un abdomen fuerte y sentir que soy una mujer fuerte y cachas, y no puedo evitar pensar en los Power Rangers (ya conocéis el devenir de mi mente estrafalaria). Bueno, pues en esas estaba, que me pegó un zurriagazo el reloj, con lo que ya me veía en urgencias por mezclar sudor, agua salada y pulsera que da calambres, pero no, la pulsera me mostró una copa y ese fue mi premio (a mí me hubiese molado más una cucharilla de azúcar, pero me conformo con la copa).

dimecres, 5 de setembre de 2018

Belleza robada

Tengo que confesaros algo: ME HE PUESTO A DIETA. Y lo pongo en mayúsculas porque para mí, más que un reto, es una venganza divina. Me explico: siempre he sido delgada, de esas que se comían la Nutella con cuchara de sopa directamente del bote, pasando de hacer ejercicio porque cansa... o sea, de las que dan rabia. Y ahora la divina providencia, una sobredosis mal recetada y administrada de cortisona, un más que probable problema de tiroides, y que soy adicta al azúcar, me han cambiado el metabolismo.



En resumen, conmigo el karma ha sido de lo más (palabrotas terribles) que os podáis imaginar. Con deciros que la dieta consiste en hacer más comidas entre horas y las únicas restricciones son: nada de azúcar (moriré) y leche desnatada, a esto último debo añadir que nunca me ha gustado mucho la leche, de hecho no como ni yogures, ni queso, ni nata, ni nada que se le parezca, pero ese poco natado que no lleva el desnatado lo echo tanto de menos como si me hubieran arrancado a un gran amor (lo siento, roncador), y me ha creado tal desdicha que entre una cosa y otra me voy a poner a escribir poemas tristes de añoranza al azúcar y a la nata, al más puro estilo bardo de Astérix y Obélix.

dimarts, 4 de setembre de 2018

Trabajar cansa, no dignifica

Voy a hacer una petición: que empiece ya el fin de semana, ¡por favor!. A mí lo de que trabajar dignifica me la trae muy floja (con perdón, pero es que este dicho tiene miga), a mí lo único que me provoca es agotamiento. Estoy sin fuerzas, como sigamos así tendré que bajar el ritmo. Aunque tengo un alumno que cuando me ve suele decirme "Lisendra trabaja poco"... y por su culpa ya casi todo el mundo me llama así, el pobre es chino y no hay manera de que lo pronuncie bien; aunque yo también me vengo a menudo y le cambio el suyo (para el caso, difícil de pronunciar en nuestra lengua), así que lo llamo Joan Josep, que queda muy catalán. 


Por si alguien se lo estaba preguntando, aunque creo que en una entrada hace años luz lo comenté, mi nombre es Elisenda y mi primo lo deformó hasta el que firmo en el blog, que para mí es mucho más familiar: Ses. Aunque tengo que reconocer que al final soy una curranta, creo que me lo dice por venganza, porque cuando lo veo muy ocioso le canto una especie de mantra que versa "Trabaja, trabaja, trabaja" que lo saca de quicio (lo sé, soy mala y como docente adopto una risa maléfica y malvada que en el fondo es encantadora)

dilluns, 3 de setembre de 2018

Cafeína, por favor

Me encuentro mal, no sé qué tengo, es un malestar general que se inició ayer, justo después de programar el despertador para estas horas en las que ni siquiera el sol quiere despertarse. Después de esnifar cafeína directamente de la capsulita de la Nespresso, creo que he empezado a ser persona, aunque me he llevado un par de paquetes de 10 por si me entra el mono por el camino.


Hoy espero que todos lleguen al trabajo como yo, porque como me hagan muchas preguntas, no respondo, literal. De todos modos, me he hecho un medio guión por si se ponen muy pesado, del palo "sí, las vacaciones han ido bien, pero ya ni me acuerdo de ellas, se olvidan tan rápido". "No, no hemos ido a ninguna parte, porque nos lo gastamos todo en una sierra eléctrica, que no dudaré en usar si no dejas de interrogarme".

diumenge, 2 de setembre de 2018

Domingo de lamento

Todavía no he vuelto al trabajo y ya estoy pensando en las Navidades, suerte que adoro mi trabajo, porque de otro modo no sé cómo lo soportaría. Dicen que la vida es cuestión de actitud: pues os aseguro que hoy voy a pasarme todo el día en el sofá llorando y lamentándome, así mañana igual ya estoy más animada; porque a mí lo del positivismo y las frases de autoayuda y de ánimo me sacan de quicio, así que mejor lo saco todo de golpe y el resto de días voy tirando con las vitaminas y la Jalea Real.


Eso sí, me guardo el Jarabe de la tos para momentos más tristes, hacia mediados de noviembre, que dicen que no coloca, pero el roncador se lo pimpla que da gusto.

dijous, 30 d’agost de 2018

Etiquetas

Estoy muy preocupada por el tamaño de las etiquetas, y no puedo cortarlas (como hacía antes), no porque me moleste luego el trozo de etiqueta sobrante, sino porque ahora que el roncador ha aprendido que puede averiguar el programa que tiene que utilizar para sintético o delicado a partir de la etiqueta, si le corto alguna me lo encontraré con un cortocircuito en la próxima lavadora que ponga. Y esto que quede entre nosotros, yo luego paso de las indicaciones, porque si fuera por los fabricantes tendría que lavarlo todo a mano o máximo a 30 grados, y yo paso mil de esa gente, soy una anarquista de las lavadoras.


Así que llevo unas etiquetas de tamaño familiar en todas las prendas. A ver, sé que hay unas normativas básicas, ¿pero de verdad es necesaria tanta información para una simple camiseta? Cualquier día nos pone la fecha de fabricación y de caducidad, y teniendo el caso que les hago a las de los medicamentos, toda mi ropa sería del siglo pasado. Teniendo en cuenta que hoy en día existe la obsolescencia de las cosas, igual le ponen un chip de autodestrucción.

dimarts, 28 d’agost de 2018

Omitir intro

Por fin alguien ha escuchado mis deseos más secretos y apenas pronunciados entre murmullos de cabreo: ya existe el omitir el resumen y canción de las series. Ya sé que hay gente muy adicta, y por la calle oigo a menudo la intro de Juego de Tronos, pero yo no soporto todo ese rollo inicial, lo que necesito es ver el siguiente capítulo, ¡sobre todo si llevo una semana esperándolo! Creo que es un gran avance para que mucha gente deje de  morderse las uñas, mal vicio causado mayoritariamente (lo sé de buena tinta) por el desespero que causan las introducciones de las series.


Lo siento muchísimo por las personas que se han esmerado en esas intros, incluso encuentro útil (si llevo tiempo sin ver ningún capítulo) los resúmenes; pero eso no quita que soy una impaciente y la espera me mata. De todos modos, sé que hay gente que es mucho peor: una vez conocí a una chica que siempre empezaba los libros por el final, decía que si le gustaba el final merecía la pena leerlo... y a mí eso me pareció un sacrilegio, porque si ya sabes el final, el principio pierde mucho encanto (a no ser que el escritor sea todo un prodigio del suspense y el desarrollo de la trama sea realmente brutal).

dilluns, 27 d’agost de 2018

Venderse bien

Soy muy mala haciéndome autobombo: me maravilla la gente que es capaz de hacerse tan buena propaganda, se ve que yo en esto del marketing soy malísima. Eso sí, cuando tengo que hablar bien de otros, soy la mejor, pero si se trata de mí misma, lo llevo claro. Hace unos días me comentaron que habían hecho una entrevista a un compañero con el que trabajé hace tiempo, me dijeron que era un chico muy trabajador y con grandes ideas... y cuando me contaron las ideas me di cuenta de que todas eran robadas, pero claro, se había vendido tan bien que era una maravilla del copón. 



Así va este mundo, en el que la imagen lo es completamente todo y no nos paramos a profundizar un poco más. Venimos a ser un poco un escaparate, una especie de aplicación de móvil en la que los "like" deciden si somos personas maravillosas o simples y del montón. Cómo vamos a educar a nuestros pequeños si se están criando en una sociedad en la que lo que cuenta es el número de seguidores virtuales que tenemos. Mi única esperanza es que con el tiempo todos nos ponemos en nuestro lugar (aunque cada vez dudo más de ello).

diumenge, 26 d’agost de 2018

Dormir

Yo lo que no entiendo es cómo me puede doler la espalda de estar tumbada, ¿puede haber un dolor más cruel? Si lo que quiero es descansar y no puedo porque me despierta el dolor. Y para más inri, el roncador llevaba una semana que se quedaba roque y no había quién lo levantara, si es que me entraban ganas de divorciarme de la rabia que me daba, y hoy hemos descubierto que estaba confundiendo las pastillas de la alergia con el Diazepam que le dieron para el dentista. El tío llevaba un colocón de ensueño, y nunca mejor dicho.


No es que yo le desee insomnio, que no, solamente pido un poco de empatía: que si yo no puedo dormir, como mínimo él me haga algo de compañía. Tampoco pido tanto, ¿no?

dissabte, 25 d’agost de 2018

Caminantes blancos

Desde que llevo el chisme este en forma de pulserita, que me cuenta los pasos, que estoy obsesionada con el tema, me paso el día intentando llegar a los 10000 pasos, el caso es que voy cumpliendo mis metas; no sin antes haber intentado engañarla moviendo los pies a lo loco mientras estoy sentada o bien tumbada, y ya os digo que no funciona. ¿Cómo debe de calcularlo? Aunque en realidad, me quedo con la OMS, que recomienda andar durante media hora al día, y eso como mucho son unos 6000 pasos, dependiendo del tamaño de las piernecitas y del brío que se le pone al tema, porque si voy con mi madre nos paramos cada diez pasos a hablar con alguien, así que a lo tonto siempre nos dan las uvas y apenas si hemos salido de casa.


Y en el pueblo deben de saber de mi nueva obsesión, porque han ampliado las aceras, bueno, en realidad, han cerrado uno de los carriles para coches y lo han hecho peatonal... o eso espero, porque han puesto un caminante blanco en el suelo, y yo no sé mucho de señales de tráfico, pero a mí me ha parecido evidente que ser referían a mí y no a los de Juego de Tronos.

divendres, 24 d’agost de 2018

A pedazos

Muchas veces os he hablado de mi tono de piel, más blanco que el mármol y que brilla en la discoteca de una forma exagerada. Como ya sé que no cambio de color, por mucho esfuerzo y empeño que le ponga, pues no me preocupa... hasta hoy, que me he dado cuenta de que tengo la marca de las tiras de las sandalias (prometo que no es guarro), y una línea divisoria entre la pierna y el pie, una marca que parece de moreno. 


Lo más extraño es que llevo pantalón corto desde que iniciamos el verano, sobre todo porque, para mi gusto, ha sido un verano extremadamente caluroso (aunque igual es la edad, que ya no tengo tanto aguante). Mi pregunta es: ¿por qué tengo esa marca?¿De qué es? Es que ahora todo el mundo hace comentarios sobre mis piernas blancas, porque en comparación con el pie, parezco albina. Es como si un Frankenstein moderno hubiera jugado con mi cuerpo y las piezas fueran de personas distintas. Por cierto, y sin que tenga mucho que ver: recomiendo muchísimo la película de Mary Shelley, la escritora de esa maravillosa obra que me toca tanto como educadora y como filóloga.

dijous, 23 d’agost de 2018

Revelaciones gatunas

Tengo la sensación de que es otoño en gatilandia, porque mis gatas están perdiendo pelo como nunca. Se lo pregunté a la veterinaria y nos dijo que no era nada preocupante, que están con la época. Estoy esperando que se queden sin pelo, porque a esa velocidad me sorprende que todavía tengan esa preciosa mata de pelo, pero es así. Me estoy planteando que con lo que recogemos con el aspirador últimamente podríamos montar una empresa de chaquetas y bolsos de piel (bueno, de pelo, pero natural).



Y el caso es que he encontrado un libro maravilloso que se titula, precisamente: ¿Por qué los gatos no se quedan calvos? de Skip Sullivan... que es la típica pregunta que le haría a mi veterinaria si no me diera tanto corte hacérsela. Igual revela la solución de la alopecia humana, y el roncador podrá recuperar su espesa melena... aunque yo siempre lo he visto calvo y hay escasas fotos que prueban que una vez tuvo algo de pelo en la cabeza.

dimecres, 22 d’agost de 2018

Encarcelados

Estamos en negociaciones con un herrero porque queremos poner una reja en la ventana. Hasta llegar a este momento, hemos debatido y discutido largamente con el roncador, yo soy más de mejor ábrele al ladrón, que así no rompe nada; y él es de cerrar a cal y canto. En mi defensa diré que siempre me han agobiado un poco las verjas, es una sensación cercana a la claustrofobia, del estilo de si no pueden entrar, igual tampoco puedo salir (paranoias, lo sé).


Después de decidirnos, llegó el momento de mirar precios, y no os contaré lo que cuestan. Al final encontramos a esta gente, cerca de Toledo (mi cabeza no puede evitar pensar que era lógico, si son conocidos por su hierro), que la fabrican y nos la traen por un módico precio, y encima es una monada. El caso es que el vocabulario que usan me sorprendió, tuve que preguntarle por casi todas esas palabrejas técnicas, menos en la definitiva, que me convenció: mi reja es inviolable. 

dimarts, 21 d’agost de 2018

Deporte de élite

El otro día leí que ir en bicicleta es uno de los deportes más completos que hay, junto con la natación, incluso me planteé apuntarme a un gimnasio, hasta que vi al roncador huir de un avispero, mientras gritaba que podría haberle avisado (cierto y real, soy así de maja), ahí intervinieron todos los músculos, incluso los bucofaríngeos... y cómo gritaba; luego por la noche no hubo ronquidos ni nada, estaba agotado.


A mí me pasa lo mismo con las ardillas, las avispas las tolero, tengo la sensación de son un poco "vive y deja vivir", pero esas ratas saltarinas y con carita de asesinas de las ardillas... si además tienen un ceo maravilloso que les ha hecho un marketing tremendo, que todo el mundo piensa que son animales preciosos y tiernos, y en realidad son animales demoníacos que van directos a la yugular... en realidad solo se me subió una hasta la cara y no llegó a hacerme nada, pero vi en su mirada que tenía otras pretensiones.

dilluns, 20 d’agost de 2018

Cómo perder el tiempo

Tenía que hacer millones de cosas este fin de semana, incluso me había hecho una lista, para aprovechar bien el tiempo, y me lo he pasado todo viviendo la vida loca, asegurándome que el sofá no perdía la forma de mi culo, me he tragado todo lo que echaban por la tele (que no era para echar cohetes) y pasando de todo. Ahora me va a tocar ponerme las pilas, y aquí estoy, ordenando las fotos de mi boda, porque parece ser que yo acuñé el verbo procrastinar.


Eso sí, en el fondo he trabajado un montón, porque con el cuento de hacer cualquier cosa antes de lo que tengo en la lista, he hecho muchísimas cosas inútiles. He pensado que igual es un tema de motivación, y cada vez que tache algo de la lista me voy a dar un homenaje, a ver si en forma de soborno me animo.

diumenge, 19 d’agost de 2018

Avance temporada

No es que esté cogiendo algo de peso, es que estoy acumulando para prepararme para ivernar. Ya sé que he empezado un poco pronto, pero es que me ha despistado la campaña de la vuelta al cole. Pobres niños, todavía les queda cerca de un mes y ya los están estresando. Lo peor fue un anuncio de la vuelta al cole que vi a inicios de julio, si es que no los dejan descansar ni desconectar. A este paso, vamos a pasar directamente a la campaña de Navidad, porque total, ¿qué faltan?¿Cuatro meses? Eso no es nada. Ya no sé si ponerme la chaquetilla de punto o rezarle a la virgencita para que alargue el mes de agosto, como favorcillo personal, aunque seguro que a más de uno ya le gustaría.


Y luego está el avance de temporada, en el que conviven en los escaparates bañadores y anoraks. Con deciros que ayer en el diccionario de la Real Academia la palabra del día era rebeca... andamos todos despistadillos con la época del año.

dissabte, 18 d’agost de 2018

Rico, rico, riquísimo

Hemos vuelto de nuestras mini vacaciones, bueno, llamémoslas así porque hemos ido a la montaña, todo era bonito y más fresquito; pero en realidad hemos ido a visitar a mi madre, así que no ha sido muy relajado, porque mi madre podría haber sido un coronel de la armada, con ese carácter rígido y autoritario que la caracteriza. Disciplina que no aplica en la cocina, en la que para ella un buen plato equivale a una ración para un regimiento, solo os digo que en 5 días hemos subido 2 kilos de peso. Eso sí, no hemos subido más porque íbamos a toque de silbato y a paso ligero todo el día.


Su concepto de comida sana consiste en: He cocinado una crema de verduritas... a lo que al segundo bocado te sabe extraño y añade... es que le he puesto una morcilla a la crema. Me sabía a dioses, está claro. Y lo mismo con cada plato. ¡Que hace bacalao y lo cocina con miel y piñones! Todo está rico, rico, riquísimo... y va directo al culo.

dimecres, 15 d’agost de 2018

Aquí huele a trópico

Soy muy aprensiva a los olores, así que el verano es terrible para mis papilas olfativas, todo se vuelve más intenso, más perceptible... y la gente parece que lo desconoce. Y no solo me refiero a los malos olores, también a los aromas fuertes, que existen cremas solares inodoras, que son igual, si no mejores, que las que te dejan desmayadas con ese perfume a tropical tan impropio de estos lares.



Por no hablar del champú: no tienes el pelo más limpio por oler a coco y a mango, pero igual sí que cuando pasas por mi lado me dejas mareadísima. ¿No os ha pasado nunca que usáis un nuevo producto y al cabo de las horas acabas pensando en cortarte el pelo por dejar de sentir ese tufo? Me pasa lo mismo con los ambientadores, que tapar un olor con otro no significa que el primero deje de oler, todo lo contrario, pasa que igual si tienes un problema con tu pituitaria no hueles ni uno ni otro.

dimarts, 14 d’agost de 2018

El remedio de la abuela

Lo he titulado así, el remedio de la abuela, pero en realidad lo aprendí del maravilloso mundo bloguero (no me preguntéis dónde, porque no me acuerdo, creo que fueron varios blogs). Ya sabéis que tengo una guerra incesante con el tema hormigas, aunque se fueron de vacaciones en invierno, volvieron con energías renovadas y muy guerreras. Lo he probado casi todo, incluso echarles Coca Cola, que dicen que lo mata todo y que lo dulce las atrae, pues no, montaron una rave y le añadieron Vodka al tema, porque ni se inmutaron.



Y ahora, entre lágrimas de felicidad, os cuento que he hallado la solución, bueno, es más una barrera, pero por el momento ya me vale: canela. Así de fácil, les pongo canela en polvo en los lugares y agujeros en los que suelen montar sus fiestones y reuniones clandestinas (no es broma, se reúnen en coro) y ¡funciona! Se ve que el olor las desorienta (me lo invento, porque no tengo ni flowers) y bloquea esos caminos, porque son de ideas fijas y si les pones una barrera en el camino no saben sortearla. Eso sí, a la que quito la canela ahí se monta la de cristo. De momento, hasta ahí os puedo contar, las tengo dominadas y todo huele a canela, ahora a ver si consigo erradicarlas, pero me da a mí que son más listas que yo.

dilluns, 13 d’agost de 2018

Jack y las judías mágicas

Hace unos 3 meses me regalaron una planta, me dijeron que la planta del pimiento picante, lo que en mi casa viene a llamarse "bicho", que pica mogollón y lloras cuando lo comes. A priori pensé que bueno, si me lo regalan, pues planta bienvenida, porque no le hago feos a ningún detalle. Hoy en día esa planta ha crecido y debe de hacer medio metro de alto, está sanísima y no parece que vaya a dejar de crecer. 


Como fue un regalo, yo no tengo muy claro qué va a salir de ahí, no pondré en duda la fuente, pero como siga creciendo así, a este paso ya me veo como Jack y sus judías mágicas, subiendo por la planta hasta llegar a la casa del gigante para robarle sus riquezas. Y el caso es que no me importaría, aunque mejor no tentar la suerte, que igual la historia se me pone de culo y el gigante se me acopla cual okupa en mi casa.

diumenge, 12 d’agost de 2018

¿Biodietética o gas natural?

No sé si sabéis que ahora Gas Natural se llama NATURGY, que suena a marca de cosméticos o a tratamiento contra el restreñimiento; aunque a mí, se llame como se llame, me da una diarrea crónica la compañía, que no sé ni si contároslo. He leído que se cambian el nombre para hacerse más internacionales y abrirse camino hacia energías renovables, y me lo cuentan en una carta, donde además me advertían de que pasaría alguien un día y a una hora concreta a hacer la revisión obligatoria de los 5 años... pues ya hace mes y medio que pasó la fecha y aquí no ha venido ni el tato. Este año, cuando me pregunten qué he hecho durante las vacaciones, mi respuesta solo puede ser: esperar al del gas. Siete llamadas llevo, y nunca más se supo, pero si no paso la revisión me puede caer un puro de los gordos. No entiendo cómo dejan la totalidad de esas inspecciones únicamente en manos de una empresa, NATURGY, que lo único que sabe hacer es cobrar y trabajar poco. 



Ya cuando tuvimos que dar de alta el gas en esta casa, nos pasamos más de la mitad del invierno pasando frío y duchándonos con agua fría, porque no había manera de que vinieran. Debemos de ser zona maldita o difíciles de encontrar, pero para cobrar siempre nos encuentran, no sé cómo lo hacen.

divendres, 10 d’agost de 2018

Y llovió

Ayer se puso a llover, por fin, y de repente me sorprendí a mí misma gritando hacia el cielo: tómame, soy toda tuya. Si es que soy una facilona, porque al fin y al cabo fue coitus interruptus, porque diluvió de lo lindo, parecía que el cielo iba a caer encima nuestro, y luego volvió el sol, más radiante, más caluroso, más de todo.


Mucho ruido, mucho trueno, y pocas nueces. Eso sí, estuve con cortes de luz todo el día, yo que justamente tenía planeado hacer un montón de cosas y no pude por la luz (dijo ella, no con poca sorna). Si es que no falla, si llueve se va la luz, y si no llueve también, contenta me tienen.

dijous, 9 d’agost de 2018

Emoji vikingo

Hay algunos tatuajes con los que no puedo dejar de reír: caras de personajes famosos de la actualidad, que probablemente serán efímeros y luego tendrás en el cuerpo la cara de un desconocido; el nombre de tu gran amor... a no ser que sea tu hijo, no lo hagas, que luego si no sale bien te pasarás la vida buscando a alguien con el mismo nombre; símbolos de otros lares, en otras lenguas que desconoces y que no tienes manera de saber si lo que pone es lo que deseabas, ¿y si el tatuador es un cachondo y ha escrito "tonto el que lo lea"?


Hace unos días vino un chico a hacer la revisión de la caldera, no la del gas, que hace semanas que la estamos esperando y al final lo más fácil va a ser cambiarnos de compañía (pero eso es otra historia): el chico llevaba varias partes de su cuerpo tatuadas, y como soy cotilla le pregunté por unos símbolos que tenía en la mano. Me contestó que no sabía qué eran, hacía tiempo que se lo había hecho y no recordaba qué significaban, solo que eran símbolos vikingos, a lo que le dije: ah, ¿son runas? ¡Y no lo sabía! Si yo llevo algo tatuado tengo que saber qué significa, es que podían ser los emoji vikingos y que fueran: caca, flamenca y la ola, a interpretar libremente.

dimecres, 8 d’agost de 2018

Consejo del día: en la cola

Si hay una cosa que me da muchísima rabia es cuando estoy en el supermercado y anuncian que van a abrir otra caja al lado, siempre acabo quedándome quieta, porque me asaltan mil temores: ¿Tardarán mucho en abrirla?¿Iré más rápida? Es como cuando estás en la carretera y ves que los de la fila de al lado van más rápido... Así que después de muchos años de entrenamiento voy a compartir mi decisión: lo mejor es no moverse de donde una está; no por no tomar ninguna decisión, es más porque seguro que vayas donde vayas vas a ir en la más lenta, así que mejor quédate quieta, que vas a ahorrarte energía y muchos disgustos.


Y digo disgustos porque siempre te encuentras con el listillo que pretende avanzarte, que no sigue el orden estipulado... es como cuando estás en la cola de 10 cosas o menos, y tienes delante un carro repleto, que además, en plena compra recordará que se ha olvidado algo y lo irá a buscar, sin pedir disculpas y pasando de todo.

dimarts, 7 d’agost de 2018

Mil maneras de educar

Siempre he sido una profesora algo temeraria: todavía se acuerdan de mí mis alumnos de electricidad de PFI (programas de formación inicial) cuando les hablaba de los riesgos laborales y de que debían tener más cuidado, sobre todo porque me habían quemado una cortina del aula en uno de sus ejercicios prácticos y ya tenía sospechas de alguna tendencia pirómana que quería reprimir. 


Advertencia: puede herir  las sensibilidad de algunas inteligencias.

Así que todos los viernes, a última hora, cuando faltaban pocos minutos para acabar la semana, les ponía un vídeo de esa mítica serie (que deberíamos recuperar, porque era sublime), llamada Mil maneras de morirPara los que no os suene, era una fantástica colección de capítulos donde se narraban los devaneos de personajes a los que les ocurrían cosas terribles, y que solían acabar en muerte agónica y dolorosa, por alguna incompetencia o ineptitud. Me siento muy satisfecha de haber formado a la generación más prudente, competente y cauta de ese centro escolar.

dilluns, 6 d’agost de 2018

Sin picaduras

Este año, no lo digamos muy fuerte por si se enteran y vienen con refuerzos, no he sido presa de los terribles mosquitos. No, no ha sido gracias a las mosquiteras que compró el roncador, porque siguen donde las dejó, en ese cajón donde guarda todos los "ya lo haré" que nunca hace, para mí que se cree que es una especie de cajón mágico, como el bolsillo de Doraemon, y que no me doy cuenta de nada.


Retomando el tema: sé que existen, he visto alguno revolotear por la terraza, incluso sé que atacaron a varios compañeros de trabajo antes de irme de vacaciones (más que nada porque eso olía a citronela concentrada), pero a mí me han respetado. El roncador dice que es porque me regalaron un cuadro de mariposas disecadas y están todas con la mosca detrás de la oreja (mira qué dicho tan bien buscado)... porque moscas sí que tenemos, hay todo un prostíbulo en el comedor, tienen montada ahí una bacanal que ni os lo cuento por puro pudor.

diumenge, 5 d’agost de 2018

Winter isn't coming

Con este calor y la humedad que hay, sumado a despertarse con dos gatas encima (aunque sea ronroneando y con cariño), equivale a muerte súbita. Me estoy planteando ir a ver a mi madre al pueblo, donde por las noches todavía se duerme con manta, y no porque madre no haya más que nunca, es porque quiero vivir en esa neverita que es su pueblo natal... eso sí, en invierno ni me acerco a verla, que con tanto frío se te pasan las ganas de ir al baño y acabo con una retención de líquidos tremenda, que ríete tú del invierno de Juego de Tronos.


Ya solo salgo a la calle a las 8 de la mañana, y voy avanzando tras la sombra del roncador. Es lo que tiene vivir en pueblo costero,  todo el día gente amontonada en la playa, que eso parece más un vuelta y vuelta, que un paraíso marítimo. Yo me imagino el infierno así, todos bien chamuscaditos.

dissabte, 4 d’agost de 2018

Horario pensionista

En mi casa seguimos horarios propios de la tercera edad, a mí me gusta pensar que es horario europeo (que no español), nos levantamos muy temprano, comemos cuando todavía la gente no tiene hambre y cenamos aproximadamente cuando mis vecinos están apenas pensando en merendar. Y a las 10, como los niños, si no vamos a la cama nos ponemos de muy mal humor. 



O sea, horario pensionista, aunque a mi suegro, hasta por ahí a las 10, no le toques mucho los bemoles. Bueno, y también es horario de vacaciones, porque de normal no nos podemos permitir el lujo de hacer el horario que nos apetece; por mucho que haya días que a las 3 esté a punto de desmayarme, cualquiera le va con el cuento a la jefa.

dijous, 2 d’agost de 2018

Héroe o sociópata

Tengo muy claro que la diferencia entre psicópata y estar harta de mis vecinos es muy fina y procuro no cruzarla; pero últimamente va siendo ya muy delgada. 



Hay ideas en mi mente que me estremecen, y son eso, meras ideas... aunque hay alguien que me ha superado: esta semana amanecieron todos los coches de la calle (en la que está prohibido aparcar y cuyos propietarios tienen a bien hacer sonar el cláxon en plena noche) bañados, en un ataque frenético y muy bien ejecutado, de huevos podridos, lo que conlleva que el autor material del delito (o vengamos a llamarlo: ejecutor de mis deseos más inconfesables) ha estado maquinando esta venganza desde hace varios días, los suficientes como para almacenar tanta comida en mal estado.



¿Está mal que lo idolatre? He pensado en montarle un altar con la imagen de un huevo en la entrada de la calle, pero me da a mí que no iba a sentar muy bien a la vecindad.

dimecres, 1 d’agost de 2018

No dejes de soñar

El que diga que los antihistamínicos no te dejan amodorrado es que no es humano. Sin ser alérgica tengo que tomar 4 antihistamínicos al día, así que a veces tengo la sensación de estar viviendo en un sueño, aunque ya después de tanto tiempo acabas por acostumbrarte. El caso es que siempre he tenido problemas de insomnio y cuando empecé a tomármelos estaba muy feliz porque caía roque en cuanto me metía en la cama... lástima que ahora ya consiga despertarme por cualquier cosa.


El roncador suele decir que le cuesta mucho dormirse, y me da risa, porque ronca en cuanto pone la cabeza encima de la almohada, lo que hace la perspectiva. Pues nada, yo voy a seguir soñando despierta, pero en mi caso es literal.

dimarts, 31 de juliol de 2018

Bruja cruel

Hasta hace poco era de esas mujeres que dan una rabia extrema, que comen de todo (y sobre todo de lo malo y deseable por todo el mundo) y no solo no engordan, que además estaba flaca. Hace un par de años mi metabolismo mutó, dicen que fue la cortisona, yo creo que fue una malvada bruja que me odiaba mucho, y ahora el aire y el agua son las únicas cosas que consumo y que no me pasan factura después en la báscula. Eso sí, me peso vestida y así culpo al exceso de ropa, que siempre pesa como 3 kg de más.


Además, nunca me ha gustado el deporte, hacer ejercicio me agobia, me hace sudar y, peor, ¡he descubierto que también engorda, ahora resulta que el músculo también pesa! Aunque igual es mi última excusa para no ponerme a ello, porque el lunes hice algo de ejercicio y todavía me duele todo. ¡Maldita bruja cruel!

dilluns, 30 de juliol de 2018

En remojo

De normal no se me dan muy bien las plantas, nunca sé si riego demasiado o si las mato de sed; pero ahora, con este calor, tengo la sensación que, aunque las inundara, me lo agradecerían... y lo mismo me pasa a mí, estoy por comprar una piscinita pequeña hinchable para el jardín.


El otro día leía que para refrescar una sala es muy útil tener muchísimas plantas, pues yo creo que plantas y una servidora estarían más frescas dentro de un recipiente de agua, y ahí dentro hasta que llegue el fresquito, que no me muevan.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...