dilluns, 26 de maig de 2014

Adicta a las máquinas

Hace un par de años, en mi pisito de unos 25 metros cuadrados, en el que estuve viviendo cerca de unos 6 años, apenas tenía electrodomésticos. Evidentemente, había que economizar espacio y lo único excepcional era un microondas para navíos que me regaló el roncador, el único que cabía en esa minúscula cocina.


Ahora, con un espacio mucho más grande, me apetece volver a cocinar (bueno, es un decir, porque no recuerdo que haya sido una afición que me haya apasionado nunca). Lo más gracioso es que somos adictos a los electrodomésticos, no es lo mismo batir la masa de un pastel a mano que con nuestra maravillosa batidora, está claro.


Hasta ahora, mi aparato favorito había sido la lavadora. Durante un par de años no tuve lavadora y tenía que lavar la ropa a mano, así que aprendí a quererla. Ahora, después de mucho tiempo de aquello, me doy cuenta de que, desde que tengo lavavajillas, me siento más feliz. Llamadme materialista, yo lo llamaría adicción.

13 comentaris:

  1. A mi se me estropeó la lavadora (fue algo sencillo que Manolo pudo arreglar) y ante la perspectiva de verme lavando a mano ropa de 4 personas me dio ansiedad, te lo juro! jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  2. No sé si podría vivir sin lavadora. Me parece tan imprescindible... Y el lavavajillas cada vez más.

    Besos.

    ResponElimina
  3. Jajaja... pues comparto tus adicciones. No podría vivir sin lavadora y sin lavavajillas. Microondas no uso... mi imaginación se exalta con el poder de esas ondas maléficas y no soy capaz de llevarme un bocado a la boca si ha pasado por ahí... juas!

    ResponElimina
  4. Será típico de anuncio pero... Mi vida ha mejorado con un lavavajillas!!!

    ResponElimina
  5. Los electrodomésticos son todos estupendos, y yo los comparo con los amigos, están los que son imprescindibles, los que solo son para tomar unas copas, los de uso frecuente y los de fin de semana. Ahora estoy pensando en cambiar de nevera, he visto en la tele que anuncian una roja y me gustaría tener una igual. Saltos y brincos

    ResponElimina
  6. La lavadora para mí es imprescindible. También me tocó estar años lavando a mano y es la muerte... El lavavajillas, sin embargo, ni fu ni fa. Con decirte que en el piso donde vivimos hay uno y no lo hemos usado nunca... Un besote!!!

    ResponElimina
  7. me encanta el pitufo manitas!! :D
    en nuestra casa de verano no tenemos lavavajillas y lo echamos de menos, vaya que sí...

    ResponElimina
  8. Uy, yo también sería mucho más feliz con una lavavajillas, sin duda...

    ¿Dos años sin lavadora? ¿En serio? :S

    ResponElimina
  9. Mi madre también adora la lavadora jaja besos!

    ResponElimina
  10. Uy, yo soy fan de todo lo que hace la vida más fácil! Ahora en casa tengo lavadora, lavavajillas, microondas, horno, thermomix.... Y porque no me entra, que si no también tendría secadora! Y el robot ese que aspira solo... Me tienta me tienta!!!

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    ResponElimina
  11. Pues yo te entiendo perfectamente, en mi casa no tengo horno (igual, mini-cocina que no da para más) y nunca supe lo útil que era hasta que deje de tenerlo, la próxima cocina la quiero con horno, y pirolítico! jajaja
    Un beso

    ResponElimina
  12. Si cuando hay que restregar una mancha me da palo infinito ni te cuento si hay que lavarlo todo a mano, compraría de usar y tirar :P

    ResponElimina
  13. Ses, de adicción res. Que la vida sin lavavajillas y sin lavadora no es vida, que la gente que dice que no le hace falta el lavavajillas es porque nunca lo ha tenido...que fregar los platos de la cena es como la retortura. ¡Viva la madre que parió a los electrodomésticos y al menaje del hogar!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...