dilluns, 25 de maig de 2015

Entre gatas

La experiencia de tener gatos está resultando ser única. Hemos pasado por una primera fase de conocernos, de desconfianzas y de miedos, pero ahora ya son dos intrépidas gatas que saltan desde alturas imposibles teniendo en cuenta que apenas tienen dos mesecillos.


Lo primero que aprendí es que siempre preferirán una caja vacía o un mísero papel a la caseta más mona o el juguete más caro que había en la tienda.



A mí lo que me tenía más preocupada es que me tenían acosada, o bien una o la otra, me ronronean cuando me siento en el sofá y se me ponen en el hombro (complejo de loro, diría yo, sé que tengo futuro como psicóloga de animales), o bien me besuquean y lamen la cara (justo después de haberle lamido el culo a su hermana, besiculo lo llama el roncador). Lo miramos en Internet, este gran compendio de sabiduría, y allí ponía que me consideran como parte de la familia, una gata más grande y, claro, me lamen y me limpian la cara, como hacen entre ellas. Resumiendo, que mis gatas me han llamado guarra... vale, ¡el sábado no me duché! Pero tengo excusa, estaba de reflexión.

12 comentaris:

  1. Jajaja Son una monada cuando está tan pequeñitos. Y luego, también. Sólo mirarlos ya te relaja y entretiene todo el tiempo que quieras.
    BESOS!

    ResponElimina
  2. para que luego digan que los gatos no son cariñosos!! ;)

    ResponElimina
  3. Eso es cierto. Te lamen porque te ven como parte de su comunidad. Lo de ponerse en el hombro nunca lo entendí bien pero tuve una gata a la que podía llevar de paseo por toda la casa enroscada en mi cuello. Vale, ésta tenía más bien complejo de boa constrictor. Jajaja. Besotes!!!

    ResponElimina
  4. Aish... mi primera experiencia con gatos fue con los de mi novio, y me encantan!! Estoy deseando independizarme solo por poder tener algún gato :3

    ResponElimina
  5. Lo mejor es cuando sales recién duchada y te rechupetean las piernas y no te dejan en paz...
    Son la mejor compañía que tendrás y siempre que llegues a casa te vendrán a ver con alegría... no como nuestros "hombres" que los encontrarás tumbados en el sofá... Y lo mejor es que te acompañan a todas partes, sea dónde sea!
    Ahora ya eres una madraza!
    Petonets!!

    ResponElimina
  6. Lo de que prefieren una bola de papel antes que un juguete caro..Doy fe!
    jaja!
    Besos!

    ResponElimina
  7. jaja, qué monas tus gatas, encima de que quieren ayudar..:!

    Feliz día ;)

    ResponElimina
  8. Me gustan los gatos, pero me dan una alergia que podría morir, resucitar y volver a morir 4 veces en 3 minutos...

    ResponElimina
  9. Cuando son pequeños son un trasto, pero tan graciosos que no te dejan parar de reír. Aprovecha ahora, cuando sean mayores intentarán pasar algo más de ti. ;)

    ResponElimina
  10. jajajaja . ahhhhhhhhhhhhhhhhh i un altre cosa que has de saber , si creus que la casa es teva i del roncador , estas equivocada , ellas creuen que la casa es seva i t'hi deixan viure a tu , o no t'has donat compte que volten per tota la casa com si fos seva ????

    roser

    ResponElimina
  11. Jaja que dulce este post, me encantó! Yo tengo una gatita que se pone a jugar con su cascabel justo cuando me acuesto a dormir! jaja
    Saludos!
    albenpocaspalabras.blogspot.com.ar

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...