dimecres, 2 de juny de 2021

Los muy cafeteros

Por fin, y lo digo con emoción contenida, me pusieron el cortado como a mí me gusta, porque mucho cachondeo con lo de que pedimos mucho a los camareros y a ver cómo lo hacemos en casa, pero es que yo en casa me lo hago a mi gusto. Sentí tal clamor dentro de mí al ver el resultado, que estuve un buen rato haciendo genoflexiones ante esa espléndida camarera que, por otro lado, se sintió muy sorprendida ante tal despliegue de agradecimientos.

Solamente os voy a decir una cosa: he montado un altar con su nombre y voy a orarle tres veces por semana (si no me manda a la policía con una orden de alejamiento), porque si ha conseguido ese gran logro, imaginaos lo que será capaz de hacer semejante espécimen (y porque son los días que me viene bien ir, también había que añadirlo).

11 comentaris:

  1. Muchas felicidades.
    Un logro así no se consigue todos los días. A mí me cuesta la vida encontrar sitios donde me guste el café, y claro, cuando lo encuentro me vuelvo asidua. Me estoy planteando el altar, aunque creo que tres veces a la semana es poco ante un hecho tan milagroso.
    Feliz miércoles.

    ResponElimina
  2. En cuanto oyen un cacé con... salen zumbando y luego cuando vuelven no es lo que quiero, entiendo que "un café con leche, poca, fría y desnatada, largo de café y en vaso sin azúcar por favor es un poco largo, pero menos que los nombres de algunos platos de restaurante que luego resultan ser huevos con patatas.
    Encontrar un sitio que me escuchen me ilusiona tanto como a ti. No pierdas el humor ni la dirección del bar.

    ResponElimina
  3. Hay algunos cafés malísimos y la gente se los bebe igual. Un beso

    ResponElimina
  4. Yo no tendría.... para destrozar esa obra de arte. ¡¡¡Camarera, un bourbon con hielo!!


    Bss

    ResponElimina
  5. cuando pides un café solo tienes que pedirlo largo, porque parece que te lo ponen con cuentagotas, no tiene ni dos sorbos.

    ResponElimina
  6. Es bueno encontrar gente que le gusta y aprecia su trabajo por pequeño que parezca desde fuera. Servir un café es una de esas cosas sencillas que necesitan algo de cariño, así que sí, que menos que un monumento :).

    ResponElimina
  7. Ses, eres la pera limonera!! Pero te entiendo... yo soy de té y raríiiiiiisima vez me lo ponen a mi gusto. Aquí no se entiende el té y te lo ponen aguado, o con leche caliente, o con espuma o con sabor a menta porque lo tienen al lado de las otras infusiones porque nadie lo pide...
    en fin, resignación!
    Besos

    ResponElimina
  8. Yo te entiendo, pero Manolo más: pedir un cortado con leche fría y que le pongan café con leche hirviendo, a cada momento.
    Besitos.

    ResponElimina
  9. Te entiendo, para mí es difícil encontrar café muy bien hecho ❤

    ResponElimina
  10. Muy divertido el café Ses. Como no soy cafetera, donde me conocen ya saben que lo mío es "Un café con leche descafeinado de sobre en vaso".

    Besos.

    ResponElimina
  11. Todo un arte el de hacer dibujitos con la espuma.
    Salu2.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...