dimecres, 16 d’abril de 2014

La última cena

Os voy a contar cuál fue nuestro recorrido por Grecia, que a mí, personalmente, me daría mucha envidia, y esa era mi intención, chincharos, que es el mejor deporte nacional. A pesar de ello, ayer me sentí muy frustrada, porque o bien vivo en un mundo paralelo o bien me pagan muy poco por mi trabajo: había en el tren una pareja que estaba hablando de los preparativos de su luna de miel, me quedé helada, querían hacer mínimo un mes de vacaciones y viajar por América (toda, porque pillaban todas las costas y Sudamérica), y se los veía de lo más tranquilos.


A veces pienso que soy muy catalana, pero a mí este tipo de viajes me parecen maravillosos, pero mi bolsillo no me dejaría disfrutarlo (bueno, ni el banco, porque tendría que pedir un crédito como mínimo). Pues eso, que me enrollo y no os cuento nuestro maravilloso viaje por esas tierras que tanto adoraba desde jovencita, porque en el fondo mi educación es de letras puras y se fundamenta en la cultura grecolatina.


No me decepcionaron. Primero, una paradita a Milano, me moría por ver la Última Cena y nos encontramos con que había que reservar con un mes de antelación (oh, horror), pero una, que ha vivido en Italia, ya sabe como van estas cosas y jugué la baza del honeymoon, así que entramos y disfrutamos de esa maravillosa obra de arte (no soy muy de iconos, pero merece la pena).

11 comentaris:

  1. Pues tengo una amiga que se fue mes y medio de luna de miel, ¡Y es catalana! Por Japón, Hong Kong, Singapur...

    ResponElimina
  2. La verdad es que es increíble el pastazo que se deja la gente...en algunos casos, para separarse a los pocos años!! jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  3. Cada uno que disfrute de la luna de miel como quiera y pueda!! Yo, un mes de viaje y sin separarme de mi marido, no podría!! jaja Nosotros fuimos una semana a Italia, y para mí estuvo genial!

    ResponElimina
  4. Ya conozco también a gente que se ha pegado esos viajazos, pero llevaban mucho tiempo preparando la boda y ahorrando supongo y tuvieron colaboracion paterna.
    Nosotros preparamos la boda en dos meses y nos fuimos una semanita a Lanzarote.
    Lo importante es disfrutarlo jeje
    Un beso

    ResponElimina
  5. También hay quien viaja por su cuenta, y buscándose la vida. Lo que hace que el viaje sea mucho, pero mucho más barato, incluso comparándolo con las ofertas.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Jejejeje eso es lo que hago yo. Hago viajes largos pero en plan mochilero...

      Elimina
  6. Hay viajes de lujo, se puede viajar de punta a punta. alojarse en los hoteles mas caros, pasarlo en una tienda de campaña, pero el viaje de luna de miel es incomparable, es diferente a todos los demás. Ahora disfruta del resultado de la boda. Saltos y brincos

    ResponElimina
  7. La gente ya se ha ido desacostumbrando a pedir créditos para ir de vacaciones, pero aún quedan. Biquiños!

    ResponElimina
  8. lo bueno, si breve, dos veces bueno. así tiene más magia y dan ganas de volver algún día.

    ResponElimina
  9. Qué bien que al final pudiste verlo!

    Y lo de la LM pues que te voy a decir, yo también conozco a gente que se ha metido un viajazo... Y no ricos, eh? Gente normal aparentemente como yo... Chica, yo pienso que algo debo de estar haciendo mal con mis finanzas!!

    Feliz día♥

    María {La cajita de música}

    ResponElimina
  10. Pues yo tuve una boda civil sencilla, con ropa de calle, y nos fuimos a comer a un restaurante unos 30 familiares. Eso si, la luna de miel fueron 15 dias de lujo en Tokio y Kioto... fue un regalo de mis suegros y parte de nuestros ahorros. Dijimos o lo hacemos ahora o nunca disfrutaremos de algo así... y nos lanzamos. Volvería a hacerlo igual.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...