dimarts, 1 d’abril de 2014

Huelga sexual

Hace ya muchos años y gracias a mi educación clásica basada en la cultura grecolatina, disfruté de la obra Lisístrata (también llevada al cine por una producción española, bastante pasable), en ella, las mujeres, hartas de que sus hombres estén siempre en la guerra, deciden hacer una huelga sexual: hasta que no se detenga la guerra, no habrá sexo para nadie.


Pensé en Lisístrata hace unos días, cuando leí que había una huelga sexual contra los hombres de Putin y me pareció estupendo. En protesta contra la anexión de Crimea a Rusia, el colectivo femenino de Ucrania han creado la campaña de piernas cruzadas bajo el eslogan Don't give it to Russian. La realidad siempre supera a la ficción.



La frase, además, está sacada de un poema de origen ucrainiano que versa: Enamoraros, oh doncellas de mirada sombría, pero no de los moskaly (o sea, de los rusos). Crimea ha sido históricamente maltratada por los rusos, así que tienen suficiente literatura que citar.

7 comentaris:

  1. Interesante, sin duda. Creo yo que es un "castigo" tan antiguo como la historia de la humanidad jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  2. Posiblemente ese castigo nació el mismo día que el sexo, pero no recuerdo el año.

    ResponElimina
  3. cuántas buenas escritoras y científicas podrían haber salido de las civilizaciones antiguas, si las hubieran dejado...

    ResponElimina
  4. Esa huelga seguro que funciona, a veces hay que ser drástico para conseguir las cosas!!besos

    ResponElimina
  5. Jajajaja. Pues oye, seguro que esta huelga da más resultado que las manifestaciones. Jajaja. Besotes!!!!

    ResponElimina
  6. Pues ya veremos si funciona como funcionó en Lisístrata... je!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...