dimarts, 10 de juny de 2014

Másters del universo

Los astros se han alineado de forma infernal para que este fin de semana no haya podido hacer otra cosa que descansar. Después de unas semanas muy frenéticas de trabajo, por fin, pude estar tranquila y, en mi caso, eso siempre supone que me pongo enferma, es infalible.


Tengo una teoría, el cuerpo va aguantando y, en cuanto le doy algo de tregua, venga, gripe, que se cura milagrosamente para ir a trabajar. Maldito sentido del deber y de la responsabilidad.


A veces me gusta pensar que en otro universo soy una supermujer que puede con todo, pero en este tengo mis límites y son enormes. Es que llega el fin de semana y solo tengo ganas de dormir y de morir lentamente sentada en el sofá, sin hacer absolutamente nada.

6 comentaris:

  1. Ay, eso es más común de lo que se cuenta!! Yo creo que a las mujeres nos pasa a menudo: llevamos el cuerpo y el esfuerzo tan al límite, que en cuanto se presenta un descanso, pum...caemos malitas.
    Un besazo!

    ResponElimina
  2. A mi también me pasa: mi chico me dice que lo que pasa es que no sé descansar... ainnss!

    ResponElimina
  3. ¡Fatal! ni fin de semana ni miércoles, la gripe se archiva, la calle está llena de tentaciones, algunas conducen al campo y otras al mar. Fuera de casa la gripe, el cansancio y hasta el sueño se disipan. saltibrincos

    ResponElimina
  4. Da rabia, pero es así, el ritmo de vida nos termina pasando factura, si lo dicen hasta los médicos

    ResponElimina
  5. lo peor es cuando estás medio-malo, y te quedas en casa con cierto remordimiento de conciencia de que no estás tan malo como para haber faltado al trabajo o a donde tuvieras que ir...

    ResponElimina
  6. Eso de ponerse malo el fin de semana y recuperarse el lunes es lo peor... Tal vez sea que tenemos el cuerpo entrenado para no poder relajarse entre semana. Besotes!!!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...