dissabte, 8 de juny de 2019

Y yo con estos pelos

Siempre me pasa lo mismo: no es que yo de normal vaya muy arreglada, me defino más por lo que se viene a llamar casual, pero hay días en los que pienso para mí misma que para salir un momento tampoco hace falta ni peinarse, sobre todo en sábados en los que no puedo dormir y a las 7 de la mañana me da por ir a caminar un ratillo, que ahora ya es de día y se está muy bien, e incluso si se tercia me doy un bañito en la playa a la vuelta... pues no falla, ese día tengo que encontrarme con alguien, ¿es que hoy nadie podía dormir?


Tampoco es que trajera muy malas pintas, pero no me había duchado, nada de complementos y los pelos iban hacia donde les daba la gana. Por no hablar de que es evidente que tengo que ir pidiendo hora para depilarme. En resumen, me había dejado mi poco glamur en casa. Mi única esperanza es la cara de dormidos que me llevaban.

6 comentaris:

  1. No falla, el día que vas más destroyer, te cruzas a medio pueblo (o ciudad).
    Besitos.

    ResponElimina
  2. yo cuando voy con bermudas y chanclas, tengo un imán para encontrarme con la gente más pija que seguro no ve con buenos ojos esa manera de vestir. y dan ganas de decir "es que yo me he visto así para ti, no tengo la culpa de que te hayas cruzado en mi camino".

    ResponElimina
  3. Hola.
    Siempre es grato saber que me visitas.
    A ver esas tartaletas las quiero veo.
    Un abrazo.

    ResponElimina
  4. Hola acabo de descubrir tu blog y ya tienes una seguidora :)
    Siempre pasa..., yo una vez me llama el cartero a traerme un paquete y me dice baja y yo total en 1 min que tarde nadie me verá aunque voy medio en pijama y sin peinar pues en ese minuto paso todo el bloque por alli jaja. Besos.

    ResponElimina
  5. ¡¡Esto que cuentas es una ley de Murphy!!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponElimina
  6. Jajaja, a mí me pasa mucho. El otro día estábamos en la finca familiar, con unas trazas terribles, con ropa de faena, con el pelo despeinado y sudado...parecía que llevábamos una semana sin duchrnos. Teníamos mucho pendiente y decidimos acercarnos a un supermercado a por algo de comer y así acabar ese día y nos cruzamos a todo tipo de conocidos que no sé que hacían allí porque viven en la otra punta, entre ellos a una amigo de la adolescencia que seguro que pensó que yo no era la misma del insti, jejeje.

    Muy feliz día.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...