divendres, 28 de juny de 2019

La vida sexual de las orugas

El roncador me decía que tiene un geranio pobladísimo de bichos verdes, esas mis grandes enemigas: las orugas. Cada dos días me siento en la terraza armada de mucha paciencia; me estoy dejando la vista en atacar a esas expertas del camuflaje que, por fortuna, cagan como desesperadas y eso me da alguna pista de dónde están. Las hay de todos los tamaños y son de un verde maravilloso, siempre me han parecido hermosas, pero en mi jardín son bichos non gratos. Estoy convencida de que seguro que aportan algo a la fauna y no sé cuántas leches más, pero es que tengo pesadillas con ellas.

Son peores que conejos, aunque en realidad me imagino que no son seres sexuales, o como mínimo no quiero pensar que tienen más vida sexual que yo. Me planteo en buscarlo y averiguar si son hermafroditas como los caracoles, pero es que me niego a que me dé envidia la vida sexual de los gusanos, así, tal cual. Así que sigo con mi cruzada particular, ahora tal vez con más rabia y saña (tranquilos, que los mato sin tortura).

5 comentaris:

  1. Jolines, ahora me has dado una curiosidad enorme por la vida sexual de estos bichitos XD
    Besitos.

    ResponElimina
  2. Has conseguido que las orugas me parezcan interesantes :-)
    Besos.

    ResponElimina
  3. Seguro que hay insecticida para eso. Un beso

    ResponElimina
  4. Las orugas macho solo chuscan una vez :) Las hembras mejor no hablamos xD

    ResponElimina
  5. Otra a la que le ha entrado curiosidad por la vida sexual de las orugas.
    Muy feliz día.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...