diumenge, 20 d’agost de 2017

Lost in translation

Hace unos días unos turistas me preguntaron por una calle. Sé que entre el roncador y yo nos explicamos bastante bien, en inglés y en francés, que somos unos cracks políglotas; pero me quedé con la sensación de que no les había quedado lo bastante claro... y 3 días después, sigo preocupada, me siento responsable de ellos. ¿Dónde andarán? ¿Lo encontrarían?


La próxima vez les doy un busca, mi teléfono, y les pongo un localizador para que no se me pierdan. Si hace falta abusaremos del conductismo y les daremos una descarga cada vez que el rastreador se dé cuenta de que están equivocando el recorrido. ¿Será demasiado drástico? Es que lo paso muy mal al no saber si han encontrado EL CAMINO CORRECTO.

4 comentaris:

  1. Si te sirve de consuelo, yo aún estoy pensando en la pareja que metí hace 2 semanas en un taxi, aún dándole la dirección de dónde iban al taxsta pro si no se aclaraba con ellos. espero que llegaran bien.
    Besos!

    ResponElimina
  2. Lo mismo andan todavía dando vueltas los pobres. Jajajaja. Yo también soy muy de preocuparme cuando me preguntan por algún sitio y me quedo con la sensación de que no se han enterado mucho. Besotes!!!

    ResponElimina
  3. Yo es que desde que descubrir google maps, he perdido la bonita costumbre de preguntar...no sé por qué la gente no lo usa!
    Un besito!

    ResponElimina
  4. yo cuando le explico a alguien dónde está una calle y luego vuelvo a verle preguntar, me hiere un poco el orgullo...

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...