dissabte, 3 d’agost de 2019

Oruga contraataca

Lo mío con las orugas ha ido a peor: tengo un limonero, producto de haber plantado el pipo de un limón en un tiesto, con lo que es como un hijo para mí, lo he visto nacer y crecer, para que llegue un desalmado, con muy malas intenciones, y no deje de comerse sus hojas. El caso es que pensaba que era alguna otra plaga, ya que la oruguita esconde sus excrementos y aparte de los mordiscos no deja otro rastro. 


Tuve que estar al acecho durante un buen rato para encontrarme con un especímen del tamaño de mi dedo índice, de un verde maravilloso y bien alimentado, incluso me dio miedo. Sé que tiene que haber más, ese animal no estaba solo, parece una operación encubierta y muy bien estudiada, no descarto que sea una banda de gusanos, con una gran capacidad de camuflaje. De verdad, me los imagino como el de Alicia en el País de las Maravillas, pero fumando mariguana, cerveza en mano, y mofándose de mí a mis espaldas.

4 comentaris:

  1. Hay insecticidas especiales para orugas. Un beso

    ResponElimina
  2. Llama a los geos de la herbolaria, puede que den con la célula de gusanos terroristas y logren acabar con la epidemia.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...