dijous, 1 d’agost de 2019

Las colas

Hay un tema del que hace días que me apetece hablar, pero es de tal sensibilidad que me da muchísimo reparo: las colas del supermercado. Hace uno días estaba entre varios carros, esperando a que me tocara el turno, con mis 2 bolsas de patatas (arrebato del que hablaré en comedores compulsivos de bolsas de patatas anónimos o en adictivo glutamato de las pelotas anónimos, también), así que en mi interior había cierto sentimiento de rechazo y de culpabilidad cuando ocurrió un hecho insólito, me dejaron colar... viendo esos carros llenos de cosas útiles entré en barrena, solté las bolsas y salí corriendo. Ese episodio me perseguirá de por vida y lo peor es que me creó tal ansiedad que deseé con más fuerza mis patatas de bolsa. Estoy intentando pasarme a otros vicios más sanos, como las zanahorias, pero no acaba de funcionar el tema, no sé por qué será.



Bueno, que me desvío del tema, como siempre: las colas del supermercado. Nunca sé qué hacer cuando abren una nueva caja y sueltan eso de pasen ordenadamente, es demasiada responsabilidad, cómo saber qué va a hacer el de delante; así que acabo por no hacer nada y me quedo paralizada, aunque en realidad es una opción. Luego están los que se cuelan sistemáticamente en cuanto ven que se forma una cola, he llegado a la conclusión de que es una enfermedad, como la cleptomanía, pero no quita que me ponga de muy mala leche y me entren ganas de darles collejas educativas.

10 comentaris:

  1. Cuando abren una nueva caja dejo que se vayan todos a ella, y yo mantengo mi sitio, a veces funciona bien, pero ya sabes que las colas impredecibles. Menos mal que estos días no hago compra. Feliz mes de agosto y de lluvia de estrellas

    ResponElimina
  2. Hay señoras coladoras profesionales. Un beso

    ResponElimina
  3. una vez dijeron eso de "pasen por aquí por orden de fila" y se me adelantó un tío que iba detrás de mí, aunque no quise discutir. llevaba todo el carro lleno de paquetes de arroz, no sé si sería para venderlo o qué.

    ResponElimina
  4. Yo soy de las que me quedo en la caja en la que estoy cuando abren otra.

    Besos.

    ResponElimina
  5. que minucioso el relato "supermercaderil" ja... lo máximo que hago es ir al chino, así que ahí no hay tantos problemas de acumulación ja... saludos!

    ResponElimina
  6. Jajaja Vivan las collejas pedagógicas,más de un cara dura las merece.
    Besitos.

    ResponElimina
  7. eresmuy comoca ...viva la diferencia abrazos

    ResponElimina
  8. Las colas del supermercado despiertan en mi muchos malos sentimientos y me pongo como una leona con las que disimuladamente quieren pasarse! jajaja, te confieso que muchas veces para no caer en la tentacion de reclamar que nadie paso me pongo a ver el movil, o a leer un libro que tomo de alguna gondola para sortear ese momento o muchas veces para ejercitar mi paciencia soy yo la que ofrece pasar a alguna señora ansiosa. Pues, me has divertido mucho con tu relato! Gracias. Besos! y te espero por mi blog

    ResponElimina
  9. Detesto que se me cuelen, pero veo imposible que me salga decirles nada porque no quiero hacer un coso publico >////<

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...