diumenge, 20 d’octubre de 2013

Tocacampanas

En mi nueva morada reina el silencio, a pesar de estar cerca del tren, solamente se oyen los pájaros y las disonantes campanas de la iglesia. No me molestan, me gusta saber que el tiempo transcurre tranquilo a través de su repiqueteo. Últimamente, creo que la máquina que da las horas está enfadada. Me recuerda a una frase hecha típica catalana: no toques ni quarts ni hores, que es justamente lo que hace nuestro campanario, no tocar nunca a la hora, ni cuartos ni horas, y significaría que estás un poco loco, desvarías o que no estás del todo centrado.



Estoy convencida de que el artífice de semejante locura horaria no es un campanero, un oficio casi en el olvido, sobre todo porque, tal y como está el patio, dudo mucho que le paguen a nadie por dar la hora, aunque sería bonito. Como decía, Satán se ha apoderado de la máquina tocacampanas: además de ir a deshora, de repente, suena de forma incontrolada, sin importar la hora, ya pueden ser las 6 y 6 (por aquello del diablo) o las 8 y 10. 



Al principio, poco habituada a campanarios, pensé que había distintos toques, tal como me habían contado mis abuelos, originarios de un pequeño pueblo: a muertos, a misa, a boda... Pero he llegado a la conclusión de que es más una expresión de hastío de la máquina dadora de tiempo, una llamada de atención a la que intento corresponder. Hace alarde de la expresión oír tocar campanas, que significa justo eso, atención y ser escuchado. Me acerco a la iglesia cuando suena desaforadamente, con la esperanza de que esté contenta y no se convierta en otra HAL alocada y pretenda acabar con los aldeanos. De momento, nadie se guía por sus campanas, a pesar de que nos acompañan y divierten.

11 comentaris:

  1. Me ha gustado la frase, que no conocía. Y, por supuesto, la historia de la campana solitaria :)
    BESOS!

    ResponElimina
  2. las campanas, cuando se oyen lejanas crean cierta magia. pero muy de cerca, retumbando en tu cabeza, pueden ser un poco estridentes. yo es que soy muy sensible a los ruidos...

    ResponElimina
  3. Yo de pequeña también pensaba que las campanas sonaban diferente según para qué... pero la verdad es que no le noto la diferencia...
    Y yo en mi casa ni escucho campanas, ni trenes, ni nada xDD

    ResponElimina
  4. Lo que te dijeron tus abuelos es verdad, mi padre de niño era uno de los que cuando pasaba algo iba corriendo a tocar las campanas, y me cuenta que depende de lo que fuera se tocaba una cosa u otra para que la gente del pueblo supiera de lo que se trataba. A día de hoy todavía se acuerda de los diferentes repiqueteos! y cuando se "toca" el tema siempre tengo mini concierto asegurado... jjajaja.
    Besos!

    ResponElimina
  5. Pues en mi pueblo debo de ser la única que no sabe cuándo las campanas tocan a muerto.
    No estoy muy puesta yo en la jerga campaneril.

    ResponElimina
  6. En mi antiguo pueblo el reloj del ayuntamiento sonaba cada quince minutos. Al principio te vuelve un poco loca pero después ni caso le haces.

    La idea de la campana convertida en una HAL me parece sobrecogedora... Besotes!!!

    ResponElimina
  7. a mi me encantan!!! feliz domingo, que suenen las campanas...

    ResponElimina
  8. Se extingen los sacerdotes por talta de vocaciones y los sacristanes que tañian horas, fuegos, misas, bautizos, bodas y entierros han sido sustituidos merced a una reconversión forzada por un artilugio mecánico dotado de grandes altavoces que cual cornucopias sonoras, escupen falsas copias desde un badajo electrónicos inserto en una tarjeta de memoria, como la mía que visitando el domingo una parroquia cercana me sorprendió el toque del angelus de unas inmoviles campanas, la rectoral en ruinas, la fuente entre los tejos preceptivos seca y el huerto eclesial en abandono, los muertos no, esos siguen en su hueco esperando una resurrección que ya se demora, mientras las flores se marchitan y viven en el olvido de los vivos...

    ResponElimina
  9. El sonido de las campanas es una de las cosas que más extrañé cuando me fui a Bcn a estudiar, eso y despertarme con el piar de los pájaros (que bucólico suena, no? XD). Pero creo que enloquecería si las campanas sonaran a todas horas como lo hacen en tu pueblo XD

    ResponElimina
  10. Acomodándote a los sonidos de tu nueva casa. Un poco romántica, algo idealista, así te he leído hoy. Saltos y brincos

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...