dissabte, 25 de maig de 2019

El opositor

Nunca he entendido esta necesidad de los concursos televisivos en los que es tan importante mencionar a qué se dedican los concursantes, igual tienen un convenio con Hacienda, porque a mí, sinceramente, me importa poco, como si son sexadores de pollos. A pesar de ello, me maravilla muchísimo más el especímen que de profesión menciona ser opositor. Durante mucho tiempo pensé que existía, y no miento, una persona que se dedicaba exclusivamente a intentar aprobar oposiciones (puesto que si se dedica a ello no debe de pasarlas) y que cobra por ello. Debo hacer hincapié en que era muy jovencita e inocente. El mundo real me golpeó en la frente el momento en el que tuve que estudiar las mías, por la que no me pagó nadie, combiné con estudios y trabajo, y encima suspendí (me lo merecía, también lo diré). Porque esa es otra, desde muy temprana edad, empiezo a no recordar el momento en el que no haya trabajado y estudiado a la vez. 


¿Cómo puede permitirse alguien estudiar y no trabajar? Y me parece fantástico que alguien te lo pague, sea el que sea, poder dedicarte al estudio, como un erudito, es mi gran sueño... para ello espero desesperadamente a que llegue mi jubilación, aunque sospecho que no podré permitirme grandes lujos y que como no ahorre un poquito a lo máximo que voy a aspirar es a la lectura gratuita que me aporta la biblioteca, que el saber suele costarme dinero, y el tiempo más. Lo que también me sorprende son aquellos a los que de profesión indican que son funcionarios, estos deben de ser de los que opositaron a costa de otro, porque ninguno de mis compañeros de profesión diría nunca que se dedican a funcionario, algo que va del funcionario de prisiones hasta el conserje de una escuela (más o menos, ¿no?). Es más, el interino también es funcionario, así que ni siquiera tienen que haber pasado una selección de tipo oposición.

8 comentaris:

  1. Tienes más razón que una santa. Lo opositora como profesión es una bobada y lo de funcionaria, ni se me ocurre aunque lo sea.

    ResponElimina
  2. Las oposiciones son para funcionarios o para lograr serlo, en la empresa privada no se hace. Quizá lo tendría que haber puesto entre interrogantes, pero yo nunca he hecho ninguna oposición.

    ResponElimina
  3. Son reflexiones que dan para rato. Yo he sido opositora en dos ocasiones (la última con éxito, por eso no hubo más) y es muy duro, pero siempre he seguido trabajando (la primera, daba clases particulares más horas que un reloj).
    Se te ha colado una errata en conserje.
    Un besito.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Noelia, lo había escrito en catalán. No había repasado la entrada, ni siquiera puesto la fotografía. Mi cabecita despistada.

      Elimina
  4. hacer oposiciones me echa para atrás. primero, porque soy absolutamente incapaz de aprenderme tochos de memoria. segundo, porque se supone que tienes que sacrificar tu vida social para dedicarte 100% a estudiar, y de eso ya tuve bastante durante mi carrera de ingeniería.

    ResponElimina
  5. Lo mejor es ser funcionario por enchufe. Un beso

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...