divendres, 31 de maig de 2019

Amor de madre (o de hija)

Mi madre, que no usa una talla ni remotamente parecida a la mía, mientras comíamos, me ha obligado a quitarme la camiseta, se la ha probado, ha decidido que a mí no me quedaba bien y se la ha llevado puesta. Ahora yo llevo una camiseta de colorines, no sé cuántas tallas más grande a la mía, que no es para nada mi estilo, y me pregunto si mi padre se atreverá a decirle cómo le queda la que me ha usurpado. En todo caso, salgo perdiendo, porque sabe que la suya va a ser lavada y devuelta; la mía es irrecuperable, es imposible que se la pueda quitar sin romper algo (sea tela o una costilla).


Creo que tiene un problema de realidad deformada, es anoréxica pero a la inversa, siempre se ve bien. Y lo cierto es que me alegro por ella, más por su autestima, no tanto por toda la ropa que me roba. Aunque debo añadir que a veces, como no tiene criterio, se da cuenta de que no ha acertado con la talla y me cae alguna prenda. No tenemos el mismo gusto, para nada, pero a caballo regalado... yo me la pongo igual. Lo más gracioso de todo es que después de eso me preguntó: ¿Qué quieres hacer ahora? Total, que teniendo en cuenta que acabábamos de intercambiar nuestra ropa como dos adolescentes, me vi haciéndole trencitas y salí corriendo de casa.

6 comentaris:

  1. Conozco a gente como tu madre y me parecen de lo más admirable, mucho más sano mentalmente que lo contrario.
    Besitos.

    ResponElimina
  2. Yo admiro a la gente que se viste como le da la gana y le da igual lo que piensen los demás.
    Yo soy incapaz, y la única que sale perdiendo con eso soy yo, porque a los demás, les importa un pito lo que me ponga.
    Últimamente he engordado unos 4 kilos y claro.... se me notan mucho.
    Así que un ole para tu madre aunque ello conlleve tu vaciado de armario jajajaja

    Un beso

    ResponElimina
  3. unas camisetas de rayas que me compré hace tres o cuatro veranos y que no llegué a ponerme mucho, se las ha quedado mi madre para casa. a mí me quedaban un poco justas (era lo más grande que tenían en la sección juvenil) y a ella le quedan perfectas, porque aunque mi madre no está lo que se dice delgada, es más estrecha de hombros que yo...

    ResponElimina
  4. Mi madre también me daba su ropa aunque no me valía. Un beso

    ResponElimina
  5. Tiene "gracia" que te robe ropa ella a ti y no al contrario. Paciencia y a hacerte las trenzas :)

    ResponElimina
  6. ¡Hola!
    EN mi caso es al revés, ni hija arrasa con mi armario. Usamos la misma talla pero ella me coge algo y ya no sé cuando volveré a verlo. Hace poco llevó un mono negro que me encanta a clase, lo dejó en el vestuario porque tenía una asignatura qu ese hace en chándal y adiós muy buenas, el mono no ha aparecido. Otras veces se lo deja a una amiga y al final no sé donde está nada, he decidido comprar ropa de "señora" a ver si así no le gusta.

    Me encanta que tu madre tenga semejante autoestima, si ella se ve bien me parece genial.

    Muy feliz semana.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...