dijous, 18 d’abril de 2019

El miedo que habita en mí

Soy consciente de que parezco una loca asocial que no se hace con nadie. Pues eso: alguno de mis estimados vecinos le han comprado al niño, no uno, sino varios juguetes de los que hacen ruido. Y no son de esos estruendosos, algo que de normal les agradecería, son más estilo tíovivo y cajita de música, de esa que da miedo y que a cualquiera le recuerda a un parque de atracciones en decadencia, en el que habita el mal. Hasta aquí, mi solución pasa por tapones, esconderme, comprarme un arma... vaya, lo normal, teniendo en cuenta que supongo, espero y deseo que sea un niño, ¿por qué le han comprado esos juguetes? 


Tengo que detectar el origen y robarle las pilas, la cuerda o bien rompérselo con un martillo, a cambio de una cuantiosa cantidad de dinero, que no soy tan cruel, y todos sabemos cuán poderoso es don dinero, por muy pequeño que sea el crío. Me pregunto por qué no le comprarán piezas de construcción de madera, o lo mandarán a un internado. Por favor, pónganles la sordina a sus hijos, o un cartelito de peligro. Bueno, a mí en realidad lo que me ha molestado son sus padres y lo que le compran... a no ser que lo que oigo en realidad sea el o un demonio, que viene a por mí.

7 comentaris:

  1. en nuestra época, el que más ruido hacía era el tragabolas.
    yo era muy tranquilo y me sentaba en un rincón a leer un tebeo.

    ResponElimina
  2. A los niños hay que estimularles, a mi de pequeña me regalaban esas cajitas, no es para tanto.
    Besos

    ResponElimina
  3. El otro día me crucé con dos hermanos y sus papis. Les habían comprado a uno una trompeta y a otro, un tambor.
    No entiendo estas cosas XD
    Besitos.

    ResponElimina
  4. Espero, por tu bien, que no les den por aprender ningún instrumento.
    SAludos.

    ResponElimina
  5. No puedo ponerte ni un "pero", odio el ruido y más ese de cajita de música que es como una gota malaya.

    ResponElimina
  6. Coincido contigo, siempre he pensado (hasta cuando era pequeña) que hay juguetes que son más tenebrosos que divertidos. Cuando veo uno de esos solo puedo pensar ¿Que tendría en la cabeza el que lo fabricó? y más aún ¿Que tendría el que lo compró? jajaja

    Ahora a esperar que el niño se canse de la caja de música, que por suerte, es un niño y lo hará pronto jeje

    Un besazo Ses! :)

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...