dimarts, 16 d’abril de 2019

La comodidad

Cuando llego a casa lo primero que hago es ponerme cómoda, y no al estilo monísima con un negligé estupendo, no, no, con pijama estilo franela y bata de lunares, porque eso sí que es comodidad, y no un trapito minúsculo con el que tendría frío incluso en verano. Si bien es cierto que el concepto de comodidad no es el mismo para todos, estoy convencida de que esto no es discutible.


En esas horas bajas, en las que no me importa nada más que mi sofá y el mando de la tele, me doy cuenta de que me quedo en electroencefalograma plano, en absoluta muerte cerebral, de la que disfruto hasta el punto de que algun día incluso habré babeado un poco. En ese punto, no tengo inquietudes ni deseos, extraño concepto de felicidad: la estupidez. Dicen que el saber ocupa lugar, pues vivir en la inopia debe de ser una delicia.

6 comentaris:

  1. Te entiendo. Es bueno relajarse. Un beso
    Diariodemivida8. Blogspot.com

    ResponElimina
  2. Bueno, como bien dices, la comodidad depende de cada uno y es muy relativa. Cada cual está a gusto a su manera, se le caiga la baba o no...
    Besos.

    ResponElimina
  3. hay días en los que no tienes ganas de complicarte la vida ni de comerte la cabeza con nada.
    se acerca el buen tiempo, pronto los calcetines desaparecerán, al menos para casa.

    ResponElimina
  4. Yo hago exactamente igual. Cuando llego a casa, pijama al canto, me da igual que sean las 22 de la noche o las 15 de la tarde.
    En mi casa me gusta estar cómoda cómoda.
    Muuuaaa

    ResponElimina
  5. Yo también siempre que llego me pongo el pijama jaja.
    Besos

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...