dimarts, 26 de març de 2019

Historia con moraleja

Soy una persona extraña que casi nunca dice tacos ni palabrotas, así que me sorprende la facilidad con la que recibo innumerables insultos a lo largo del día, y a pesar de que procuro que no me afecten, estoy convencida que de alguna forma me están haciendo daño. Y me vienen a la cabeza palabras como resiliencia y empatía, con la que se llenan la boca los mismos que maltratan al prójimo con palabras que hieren. A mis alumnos siempre les digo que pueden decir lo mismo sin palabras feas, y se ríen, supongo que porque parezco una loca puritana, pero el caso es que luego lo intentan y me hacen muy feliz.


Una vez analizamos todos los insultos que se les fueron ocurriendo en la pizarra (algun día me echan por subversiva). La mayoría eran machistas y carecían de un sentido estricto. El roncador siempre cuenta que de pequeño tenía un abusón (es curioso, porque es un tiarrón alto) y un buen día le dijo con buenas palabras que le dejara en paz, pero para ello utilizó una palabra que el otro no entendía. El roncador se convirtió en la comidilla de todo el colegio porque había insultado al abusón con una palabra muy difícil. 

8 comentaris:

  1. La respuesta es simple, carecen de vocabulario. Pero si insisten en los tacos y para que no los repitan recomiendales “El gran libro de los insultos” de Pancracio Celdrán. Abrazos

    ResponElimina
  2. Me parece interesante esa actividad, sobre todo por el sesgo de género que comentas.
    Un besito.

    ResponElimina
  3. ser profesor en un instituto tiene que ser duro. incluso siendo profesor particular tienes que aguantar a los alumnos y, muy especialmente, a los padres.
    para las mujeres será más duro por el machismo que hay hoy en día. :(

    ResponElimina
  4. Yo sí digo tacos, y con mucha alegría, pero también soy defensora del insulto castellano añejo que se está perdiendo y me parece muy divertido (papanatas, pintamonas, mercachifle, etc)
    Besos!

    ResponElimina
  5. Es una actividad muy interesante y una pena que la mayoría fueran machistas.
    Besos

    ResponElimina
  6. Como dice MissPotingues, recuperemos los insultos de antaño: mentecato, palurdo,pazguato,etc.etc. y desterremos de una vez, por favor, los repugnantes insultos sexistas.
    Bss

    ResponElimina
  7. Haces bien en extirpar esa palabras de contenido machista y hacer que se den cuenta de que lo son. Me parece bien lo de estudiarlas.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...