dimarts, 14 d’agost de 2018

El remedio de la abuela

Lo he titulado así, el remedio de la abuela, pero en realidad lo aprendí del maravilloso mundo bloguero (no me preguntéis dónde, porque no me acuerdo, creo que fueron varios blogs). Ya sabéis que tengo una guerra incesante con el tema hormigas, aunque se fueron de vacaciones en invierno, volvieron con energías renovadas y muy guerreras. Lo he probado casi todo, incluso echarles Coca Cola, que dicen que lo mata todo y que lo dulce las atrae, pues no, montaron una rave y le añadieron Vodka al tema, porque ni se inmutaron.



Y ahora, entre lágrimas de felicidad, os cuento que he hallado la solución, bueno, es más una barrera, pero por el momento ya me vale: canela. Así de fácil, les pongo canela en polvo en los lugares y agujeros en los que suelen montar sus fiestones y reuniones clandestinas (no es broma, se reúnen en coro) y ¡funciona! Se ve que el olor las desorienta (me lo invento, porque no tengo ni flowers) y bloquea esos caminos, porque son de ideas fijas y si les pones una barrera en el camino no saben sortearla. Eso sí, a la que quito la canela ahí se monta la de cristo. De momento, hasta ahí os puedo contar, las tengo dominadas y todo huele a canela, ahora a ver si consigo erradicarlas, pero me da a mí que son más listas que yo.

3 comentaris:

  1. Pues mira 2x1, ambientador y antihormigas.
    Besos!

    ResponElimina
  2. Pues mira, no lo sabía y como dice Bea, además huele bien.
    Besitos.

    ResponElimina
  3. No lo había oído nunca... Lo tendré en cuenta por si algún día me dan problemas las hormigas. Besotes!!!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...